Seguidores

martes, 17 de enero de 2012

Despojo, empobrecimiento y muerte para beneficio multinacional: la voz disidente es eliminada




Parte II del dossier

"Colombia y sus miles de presos políticos silenciados"

Despojo, empobrecimiento y muerte para beneficio multinacional: la voz disidente es eliminada

Azalea Robles
Rebelión

Es en el contexto de articulación entre el enriquecimiento de unos pocos y la represión contra las mayorías empobrecidas e indignadas ante el saqueo, que se inscribe la realidad descomunal los presos políticos en Colombia. Las prácticas del terror como las violaciones, desapariciones forzadas y masacres persiguen operar un quiebre en lo más profundo de cada ser, y anudarlo a la angustia. Se busca, mediante el terror y el castigo sistemático, quebrar la dignidad de un pueblo y su capacidad de indignación y reivindicación; colonizar y destruir ese espacio primigenio de la resistencia en cada individuo, enfermando a la sociedad en su conjunto: se busca la destrucción de la mentalidad solidaria, del sentimiento de empatía, de la rebeldía ante la injusticia. Los encarcelamientos masivos y el uso sistemático de la tortura en los centros penitenciarios, también cumplen una función en la guerra contra la capacidad de empatía y reivindicación.


La cantidad alarmante de presos políticos en Colombia es indisociable del contexto de despojo, empobrecimiento y represión correlativa que se ejerce contra el pueblo colombiano, para beneficio del gran capital. En esta segunda parte ahondaremos en el contexto de saqueo económico y la represión que lo sustenta, deteniéndonos particularmente en tres claves de la estrategia represiva alrededor de las cuales se articula el drama colombiano.

Los 7.500 presos políticos son parte de esos seres cuyo silenciamiento es la otra cara de las grandes cifras de negocios que logran las transnacionales en Colombia: son esa voz sindical enjaulada, ese periodista engrilletado, esa socióloga neutralizada, ese campesino castigado por articular procesos comunitarios de reivindicación agraria, esa ambientalista amordazada por luchar por los humedales y ríos contra la voracidad de multinacionales de la energía o de la mega minería, ese médico judicializado por negarse a que la salud sea una mercancía, ese artista castigado por su arte con pensamiento crítico y compromiso social, etc. La mayoría de los presos políticos en Colombia son civiles encarcelados bajo montajes judiciales para callar la reivindicación social, y callar al pensamiento crítico [1] . Lo que busca el estado, funcional al gran capital, es desarticular la organización social, hacer desaparecer el tejido socio-político que pugna por un cambio en la situación de expolio y desigualdad social.

Colombia es el tercer país más desigual del mundo, justo tras Haití. Es uno de los países más ricos del mundo, y sin embargo su población es gravemente empobrecida por el saqueo: El 68% de la población de Colombia vive en la pobreza e indigencia. Hay 8 millones de indigentes y 20 millones de pobres [2]. Correlativamente a esta miseria, el hombre más enriquecido de Colombia, el banquero Sarmiento Angulo, controla el 42% del crédito nacional y ocupa el puesto 75 de las personas más ricas del mundo. En el último año Sarmiento dobló su fortuna, al pasar de US$5.600 millones a US$10.500 millones [3]. La riqueza de un puñado crece a la par del empobrecimiento de las mayorías. Las multinacionales incrementan su fortuna mientras el pueblo sufre despojo, desplazamiento forzado, carencias de los básicos derechos humanos económicos y sociales: “Teóricamente Colombia se queda con el 4% (de lo explotado por la minería multinacional); sin embargo ni siquiera es el 4% porque los impuestos que los colombianos pagan son usados para la exenciones tributarias: es decir, los colombianos en su totalidad financian a estas grandes empresas extranjeras para que se lleven el 99% de nuestros recursos.” Expresa un ecologista colombiano. [4]


La presa política y de guerra, Marinelly Hernández, en la narración de sus vivencias, expresa esta correlación entre el saqueo de los recursos y las masacres perpetradas por el Ejército y la herramienta paramilitar contra la población de las zonas codiciadas por el gran capital: “El Capitán Martínez con sus tropas ingresaron a unas minas de oro donde se encontraban los campesinos sacando el mineral: un día antes, lanzaron panfletos diciéndoles que desalojaran, y al otro día entraron con motosierras y hachas, amarraron a los trabajadores en cadena y delante de ellos iban soltando de uno en uno, sin asesinarlos, les quitaban los brazos, las piernas y luego de cada persona recogían un solo brazo, una sola pierna, hacían un montón y lo tiraban al río y otros a los huecos de las minas y otros los dejaban para que las aves se los comieran” [5] , se refiere a la masacre del Río Nare.

Paul Martin, de UNICEF, expuso de qué manera el cerebro de un niño se ve atrofiado por la desnutrición y la gravedad de la situación de la infancia en Colombia: “12% de los niños de Colombia padecen desnutrición crónica. Van a sufrir física y mentalmente: nunca este 12% va a tener la oportunidad de contribuir con el 100% de su capacidad humana (…) El 90% de la capacidad del ser humano se desarrolla en sus primeros 3 años; los niños desnutridos antes de esa edad nunca serán capaces de recuperar esta parte de su capacidad. En una radiografía del cerebro de un niño bien nutrido se puede ver que el cerebro es muy denso, con muchas interconexiones; y junto a él, el cerebro de un niño con desnutrición severa se ve delgado, con agujeros: esto es el daño físico causado por la desnutrición” [6].

Las grandes fortunas incrementan su capital gracias al despojo de millones de campesinos de sus tierras, gracias a la privatización de la salud, de la educación y demás servicios; gracias al pago de salarios de miseria; al establecimiento de zonas francas, gracias a la utilización del erario público para la financiación de la banca, gracias a la destrucción del medio ambiente. Más del 40% del territorio de Colombia está pedido en concesión por multinacionales mineras: de sus 114 millones de hectáreas, cerca de 45 millones están solicitadas [7]. Colombia tiene más de 5,2 millones de personas desplazadas: es el país del mundo con mayor número de desplazados, junto con Sudán [8].

Los desplazamientos masivos de poblaciones obedecen a una razón: vaciar de habitantes y de reivindicaciones las tierras codiciadas por las multinacionales (mineras, energéticas, del agro industrial, etc.). En este contexto de saqueo y empobrecimiento el Terrorismo de Estado juega un rol clave: garantiza la continuidad del saqueo eliminando opositores. Reseñaré en este texto tres elementos que plasman la realidad colombiana de persecución política inherente al saqueo de los recursos, en la cual se inscriben los encarcelamientos políticos.



1. Desplazamiento forzado es planificado

El desplazamiento forzado de poblaciones en Colombia es provocado por masacres dirigidas intencionalmente contra la población civil, y no tanto por “la bala perdida” como quiere hacerlo creer la falsimedia que busca diluir la realidad en un magma confuso para eliminar las responsabilidades concretas del latifundio y del poder multinacional. Hay unaplanificación del desplazamiento poblacional, no es algo aleatorio: las zonas vaciadas de población coinciden con las zonas de alto interés económico y con las zonas en las que previamente hubo un tejido social organizado y fuerte. Además del despojo, el desplazamiento forzado tiene la función de eliminar reivindicaciones sociales, y juega un rol clave en la guerra sucia que libra el estado colombiano y el gran capital contra el “enemigo interno”: siendo conceptualizada como “enemigo interno” la población. Se trata de “quitarle el agua al pez”, en el entendido que el agua es la población civil y la insurgencia es el pez. Se aplica la estrategia de “tierra arrasada” implementada por los estadounidenses en Vietnam: arrasando poblados enteros para impedir el apoyo popular al Vietcong. La misma estrategia fue aplicada en El Salvador y Guatemala. Bajo el rótulo del “fuego cruzado” y “la bala perdida” los mass media y la USAID pretenden disfrazar la realidad: los más grandes desplazamientos poblacionales en Colombia han ocurrido provocados por masacresdirectamente efectuadas contra la población civil por la herramienta paramilitar y el ejército, con motosierras y listas de personas a ejecutar en la plaza pública.

Hay casos tan flagrantes y planificados como la masacre de Mapiripán: en la que los paramilitares fueron llevados en aviones Antonov y DC3 de un departamento a otro, y trasladados en camiones del ejército al sitio de la masacre [9]. Allí estuvieron amputando, violando, cortado cabezas durante 10 días, mientras el ejército impedía que entrara o saliera nadie del sitio de la masacre. Debido al cerco del ejército nadie pudo darle auxilio a la población. Unas 60 personas fueron asesinadas: sometidas a toda clase de torturas. Hasta hoy hay dificultad para identificar a las víctimas dada la barbarie con que la herramienta paramilitar procedió a descuartizar, lanzar al río, desaparecer a las víctimas. Según lo confesó el General Uzcátegui en una grabación: “¿sabe qué hizo la Brigada militar Móvil 2? Colocó un colchón de aire o de seguridad para que salieran los paramilitares. Esto es gravísimo y es un secreto. El ejército no sólo tiene vínculos con los paramilitares, no sólo no los combatió, sino que combatió a las FARC para que las FARC no golpearan a los paramilitares ” [Ibíd.].

Mientras los paramilitares descuartizaban a civiles en Mapiripán, el ejército les garantizaba la labor combatiendo a las FARC que intentaron romper el cerco militar bajo el cuál los paramilitares torturaban a los campesinos; pero el cerco era una operación con planchones sobre el río, retenes, y aviación. El ejército garantizó que la masacre durara y comprendiera las torturas más aberrantes: no era “una bala perdida” era una operación de Terrorismo de Estado dentro de la estrategia de tierra arrasada en la zona de los Llanos Orientales, en la que estuvo envuelta la asesoría estadounidense. El Obispo del Guaviare testimonió: “Pasaron varios camiones con alrededor de 120 hombres de civil sin armas, después de pasar por el batallón salieron con uniformes y armados, continuaron su rumbo por tierra hacia un sitio denominado “Charras”; otro grupo de paramilitares también se desplazó hasta “Charras” pero lo hizo por el río Guaviare, pasando por el punto de control militar sobre el río, conocido como el Barranquón”[Ibíd.]

El campesinado también denuncia que los bombardeos [10] y las fumigaciones con glifosato y demás agentes químicos buscan provocar desplazamientos masivos: siendo factores hambreadores las fumigaciones que envenenan los ríos, destruyen los cultivos alimentarios, provocan mutaciones genéticas, aumento de cáncer, y esterilizan el suelo [11].

2. La herramienta paramilitar perpetúa un sistema de iniquidad mediante crímenes ejercidos de manera encubierta, lo que permite validar la pantomima democrática

El paramilitarismo es una herramienta del gran capital articulada desde el mismo Estado, cuya función es eliminar la oposición política, cometer masacres abominables con la finalidad de callar reivindicaciones y desplazar masivas cantidades de personas mediante la inyección de terror. El surgimiento, evolución y permanencia de la herramienta paramilitar es funcional al gran capital: permite la acumulación de tierras y capital en pocas manos. Su accionar se desarrolla en coordinación con la fuerza pública. Se encuentra planteada en los manuales militares como estrategia contra-insurgente, en el marco de la doctrina del “enemigo interno” [12] .

El terror empleado por la herramienta paramilitar no es una cuestión fortuita, o un ‘daño colateral’ de una guerra contrainsurgente prolongada, sino algo plenamente planificado: como el exterminio no alcanza a asesinar a cada habitante de un campo codiciado, a cada humano que pretenda enarbolar una reivindicación, se busca entonces ‘docilizar’ a la población mediante ‘castigos ejemplarizantes’, paralizarla en sus reclamos mediante el miedo; por ello los niveles de barbarie son extremos, se trata de asesinar la voluntad. Esta estrategia de disuadir por el terror ha sido empleada de manera constante contra la población a lo largo de la historia colombiana: el corte corbata que consiste en sacarle la lengua a la persona mediante un hueco en la tráquea, ya se usaba por los escuadrones funcionales al latifundio llamados ‘Pájaros’ en épocas de la ‘Violencia’, y esta y otras técnicas del terror fueron aplicadas contra la población civil mucho antes incluso del asesinato de Gaitán, dado que el terror ejercido desde el poder fue usado por la colonia en proporciones dantescas para quebrar la fibra más íntima de la resistencia ante la ocupación: un quiebre que, como hoy, se opera en lo más profundo de cada ser, y lo anuda a la angustia.

Se busca quebrar la dignidad de un pueblo y su capacidad de indignación y reivindicación: por ello las herramientas del gran capital practican violaciones de niños, de ancianos, descuartizamientos, decapitaciones seguidas de ‘partidos de fútbol’ con las cabezas [13] , etc. El terror es usado para colonizar y destruir ese espacio primigenio de la resistenciaen cada individuo, enfermando a la sociedad en su conjunto: busca la destrucción de la mentalidad solidaria, del sentimiento de empatía, de la rebeldía ante la injusticia. Los encarcelamientos masivos y el uso sistemático de la tortura en los centros penitenciarios también cumplen una función en la guerra contra la capacidad de empatía y reivindicación.

En la estrategia del terror que aplica la herramienta paramilitar en connivencia con la fuerza pública se plasma también la omnipresente injerencia estadounidense: las enseñanzas de formadores en torturas estadounidenses e israelíes, retoman la experiencia aplicada por el colonialismo francés en Argelia [14] , o por el colonialismo Belga en el Congo, por citar solo dos ejemplos. Las estructuras militares y paramilitares son adiestradas en el más rancio anti-comunismo y bendecidas por eclesiásticos funcionales al terror. El control social paramilitar se ejerce en torno a valores fascistas en amplias regiones del país: para cortar de cuajo el surgimiento de la reivindicación social. La doble moral católica en la herramienta paramilitar alcanza su paroxismo: castiga con marcas corporales o amputaciones a las mujeres por ‘ 'sonreír demasiado'pero en cambio no tiene ningún escrúpulo en violar mujeres y niñas como forma de inyectar el terror, llegando a tener los jefes paramilitares hasta 50 niñas menores de 15 años violadas y dispuestas en esclavitud sexual, como lo testimoniaron las víctimas del Jefe paramilitar alias El Patrón [15] . Las ‘zonas de consolidación’ son zonas de amedrentamiento para beneficio del gran capital.

Mediante crímenes ejercidos por una herramienta encubierta, se perpetúa un sistema de iniquidad: poniendo en primer plano la pantomima democrática mientras se comete un genocidio. Abundan los testimonios de víctimas, de jefes paramilitares y los documentos sobre la compenetración entre paramilitarismo y fuerza pública ; pero la “democracia” colombiana con eje paramilitar sigue impune.

Hay una perversa estrategia mediática ante la imposibilidad de ocultar la magnitud del genocidio, que consiste en conjugar la realidad paramilitar al pasado, mientras las masacres, barbarie y control social continúan en el presente . En la actualidad la herramienta paramilitar sigue activa y en constante crecimiento como lo denuncian los hechos, las comunidades y las víctimas [16] . El informe de noviembre 2011 del Indepaz arroja que los paramilitares operan e instauran el control social en 347 municipios, de 31 departamentos: un territorio mayor al del año anterior. El Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado denuncia: “Las acciones del gobierno de Santos para encubrir el paramilitarismo (…) la persistencia de los Crímenes de Lesa Humanidad se encubre bajo la denominación de ‘Bandas Criminales’ (BACRIM), que es parte de la reingeniería paramilitar y la falsedad del espectáculo de las desmovilizaciones. Persistiendo el poder mafioso, político y empresarial en las estructuras paramilitares. Continúa la criminalización de la protesta social, la judicialización de campesinos, estudiantes y defensores de DDHH, con la prolongación de la práctica de la desaparición forzada, de la violencia sexual, del control militar de la vida y del pensamientocrítico” [17].

3. Desaparición Forzada: crimen de Estado que anega a Colombia

La desaparición forzada busca eliminar la reivindicación social mediante la eliminación del desaparecido y mediante la inyección de terror que su desaparición deja impresa en su núcleo social; cumple además la funcionalidad “practica” para los estados represores de reducir las cifras de asesinatos. En Colombia varios jefes paramilitares han confesado cómo desde los altos mandos militares y políticos ha sido enviada la orden de que desaparecieran “de cualquier manera” a las víctimas para no dejar rastros y evitar que las cifras de homicidios crezcan. Varios miembros de la Estrategia paramilitar han confesado que implementaron la utilización de criaderos de caimanes y de hornos crematorios para quemar a las víctimas, a veces vivas: “Lo echaron vivo ahí (…) El horno lo manejaba un señor al que le decían ‘funeraria’, creo que se llama Ricardo; dos señores le hacían mantenimiento a las parrillas y a las chimeneas, porque se tapaban con grasa humana” , confesó un paramilitar [18 ].

La cuantificación de la amplitud del drama se dificulta al desaparecer los cuerpos y al ser amenazados e incluso asesinados los denunciantes. No obstante, contamos con algunas cifras. El crimen de Estado de desaparición forzada de la "democracia" en Colombia ha rebasado las dramáticas cifras de las dictaduras de Argentina y Chile reunidas: sólo en 3 años el Terrorismo de Estado ha desaparecido a 38.255 personas, según un informe de Medicina legal [19 ].

Las estimaciones de desaparición forzada son obviamente minimizadas desde el Estado, sin embargo ha debido reconocer la existencia de al menos 51.000 desaparecidos: “Al mes de noviembre de 2010, las estadísticas oficiales del gobierno de Colombia registran más de 51.000 Desapariciones” señala la US office on Colombia [20 ].

En enero 2011 la Fiscalía publicó un informe [21 ] : tiene documentados 173.183 asesinatos y 34.467 desapariciones forzadas, entre otros crímenes cometidos entre junio de 2005 y el 31 de diciembre de 2010 por la herramienta paramilitar. Del informe de Medicina legal y del de la Fiscalía se deduce un promedio de 13.000 desaparecidos al año, perpetrados entre fuerza pública y herramienta paramilitar. Esto confirma las denuncias de Piedad Córdoba de 250.000 personas desaparecidas en 20 años [22 ].

El 23 de mayo 2011 el representante del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Christian Salazar, informó que la ONU estima que más de 57.200 personas han sido desaparecidas en Colombia [23 ].

En Colombia fue hallada la mayor fosa común del continente americano, con 2000 cadáveres de desaparecidos: la gigantesca fosa se encuentra detrás del batallón de la fuerza Omega del Plan Colombia, que goza de estrecha asesoría estadounidense [24 ]. Tras el dantesco hallazgo, se han producido otros hallazgos de fosas comunes en el 2010 y 2011 que dan testimonio de la amplitud de la embestida represiva: “ Denuncian el hallazgo de al menos 1.505 cuerpos más en fosas comunes en Colombia, en el Meta, en la misma región que la mayor fosa común del continente (…) cuyos cadáveres son cuerpos de desaparecidos y asesinados por el ejército, como quedó evidenciado en las Audiencias públicas a testigos y familiares de desaparecidos” [25 ].

Bajo el gobierno de Santos el crimen de estado de la desaparición forzada continúa abatiéndose contra opositores políticos y activistas sociales.

Es en este contexto de clara articulación entre el enriquecimiento de unos pocos y la represión contra las mayorías empobrecidas e indignadas ante el saqueo, que se inscribe la realidad descomunal los presos políticos en Colombia. En la Parte III de este Dossier abordaremos el incremento del uso del aparato judicial como arma de guerra contra la población, incluyendo la persecución política allende las fronteras y el aumento de capturas masivas en las zonas de alto interés económico; el tema de los montajes judiciales bajo los cuales son encarcelados los presos políticos, y la gravedad de lo que aparece como “secuestro carcelario”.


NOTAS

* Este texto es a la vez un texto autónomo y la II Parte del dossier Colombia y sus miles de presos políticos silenciados que abarca el contexto de intereses económicos y la represión política correlativa, las condiciones de tortura, los montajes judiciales, la invisibilización del drama y lo que su existencia pone de manifiesto. El índice de capítulos del dossier completo puede consultarse tras las Notas.
[1] Miles de presos políticos son el rostro de la empatía acribillada. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=141520&titular=miles-de-presos-pol%EDticos-son-el-rostro-de- la -empat%EDa-acribillada-
[2] El estudio de la Misión para el Empalme de las Series de Empleo (MESEP), Pobreza y Desigualdad 2009, contabilizó 8 millones de colombianos en la indigencia y 20 millones de pobres. En las zonas rurales, de cada 100 hogares 65 son considerados pobres y 33 viven en indigencia. http://www.abpnoticias.com/index.php?option=com_content&task=view&id=2446&Itemid=90 http://www.elcolombiano.com/BancoConocimiento/I/informe_sobre_pobreza_e_indigencia/informe_sobre_pobreza_e_indigencia.asp
En Colombia mueren anualmente más de 20 mil niños menores de 5 años por desnutrición aguda, de cada 100 madres desplazadas gestantes 80 padecen desnutrición crónica, UNICEF:http://www.elcolombiano.com/BancoConocimiento/D/desnutricion_infantil_que_no_deja_crecer_/desnutricion_infantil_que_no_deja_crecer_.asp
http://colombia.indymedia.org/news/2009/09/106455.php Colombia, pobre entre los pobres: http://alainet.org/active/33960 〈 = es
[3] Marzo 2011: “ Con una fortuna calculada en US$10.500 millones, el banquero Luis Carlos Sarmiento Angulo, ocupa el puesto 75 en la lista de las personas más ricas del mundo de la revista Forbes. Además, si se hiciera una clasificación de los billonarios que derivan la mayor parte de sus ingresos del sector financiero, el colombiano aparecería en el tercer lugar en el planeta. Luis Carlos Sarmiento escaló este año 28 puestos en la lista, uno de los ascensos más importantes en el ranking. Con esto, entró al grupo de las 100 mayores fortunas del globo. Los cálculos apuntaban a que el dueño del Grupo Aval subiría cerca de seis puestos en la lista de Forbes, pero superó las expectativas: dobló su fortuna en un año, al pasar de US$5.600 millones a la cifra actual.” http://edunewscolombia.com/2011/03/10/forbes-luis-carlos-sarmiento-angulo-entre-los-100-mas-ricos-del-mundo/ Sarmiento es Dueño de Caracol Televisión, El Espectador, Cromos, Cine Colombia.
Sarmiento Angulo, el empresario mas enriquecido de Colombia es , junto con el puñado de oligarcas entre los que destacan Ardila Lule y Santo Domingo, el promotor mayor de la nefasta “Seguridad Demócrática”, a cada una de sus sugerencias, el gobierno obedece en un tiempo récord, como cuando propuso que “el impuesto para financiar la seguridad democrática” fuera permanente y que se extendiera a todos los colombianos:http://www.lasillavacia.com/historia/1717 http://noticieroconfidencial.com/?p=11
Crecen las ganancias de las grandes empresas http://www.desdeabajo.info/index.php/actualidad/colombia/4850-colombia-crecen-las-ganancias- y -los-beneficios-de-las-grandes-empresas.html Modelo neoliberal y desigualdad en Colombia: http://www.desdeabajo.info/index.php/fondo-editorial/vertices-colombianos/5779-crisis-del-modelo-neoliberal- y -desigualdad-en-colombia-dos-decadas-de-politicas-publicas.html http://www.portafolio.com.co/economia/finanzas/ARTICULO-WEB-NOTA_INTERIOR_PORTA-7480367.html Noviembre 2011: Según Sarmiento Angulo, actualmente hay confianza en Colombia a nivel internacional: "Están llegando nuevas empresas desde muchos países, la gente goza de una buena fama y el país se convirtió en un gran destino de negocios, este es un buen momento para el país", afirmó en entrevista con La W Radio. http://www.eltiempo.com/economia/negocios/ARTICULO-WEB-NEW_NOTA_INTERIOR-10814849.html
[4] El Gobierno beneficia a las multinacionales mineras en detrimento del medio ambiente y las comunidades http://www.rebelion.org/noticia.php?id=132682 http://www.youtube.com/watch?v=yCpYf8B1vYs&feature=player_embedded#at=161
[5] http://www.traspasalosmuros.net/node/359
[6] Paul Martin, Representante UNICEF para Colombia: “12% de los niños de Colombia con desnutrición crónica. Van a sufrir física y mentalmente: nunca este 12% va a tener la oportunidad de contribuir con el 100% de su capacidad humana (…)sabemos que el 90% de la capacidad del ser humano se desarrolla en sus primeros 3 años, los niños que están desnutridos antes de esa edad nunca serán capaces de recuperar esta parte de su capacidad.” http://translate.google. es /translate?hl= es &langpair=en%7Ces&u=http://www.unicef.org/colombia/newsletter/mayo-09/eng-pop-news-mayo-09-05.htm

[7] El 40% del territorio colombiano está pedido en concesión para proyectos mineros. De las 114 millones de hectáreas que tiene Colombia, cerca de 45 millones están solicitadas para este fin.http://www.rebelion.org/noticia.php?id=126725&titular=las-venas-abiertas-de-colombia-

[8] Peor que Sudán, Iraq o Afganistán (VIDEO): Colombia es el país con más desplazados y refugiados internos. Según CODHES más de 5 millones de colombianos son desplazados.
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=129586&titular=colombia- es -el-pa%EDs-con-m%E1s-desplazados- y -refugiados-internos-
http://www.codhes.org/
"5,195.620 millones de personas (1039.124 hogares) han sido desplazadas a la fuerza en Colombia." En promedio cada año, unas 208.000 personas son desplazadas forzadamente. El 11,42 % de la población colombiana se encuentra desplazada de manera forzada. Más de 280 mil desplazados y 176 asesinatos selectivos en 2010: CODHES, Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (20-06- 2011)
http://www.rebelion.org/docs/130767.pdf

[9] La masacre de Mapiripán en la que los paramilitares, fueron llevados en aviones Antonov y DC3 de un departamento a otro, y trasladados en camiones del ejército, al sitio de la masacre. Confesó el General Uzcátegui:“¿sabe qué hizo la Brigada militar Móvil2? Colocó un colchón de aire o de seguridad para que salieran los paramilitares. Esto es gravísimo y es un secreto (…) el ejército no sólo tiene vínculos con los paramilitares, no sólo no los combatió , sino que combatió a las FARC para que las FARC no golpearan a los paramilitares” http://vimeo.com/5114407
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=138471&titular=un-video-prueba-el-accionar-conjunto-entre-paramilitares-ej%E9rcito-colombiano- y -marines-
Negacionismo del estado y criminalización contra el CAJAR http://www.rebelion.org/noticia.php?id=138593
Abogado CAJAR sobre identificación de las víctimas: http://www.dhcolombia.info/spip.php?article1079 y http://www.justin.tv/3ercanal#r=-rid-&s=em
http://www.contagioradio.com/otra-mirada/supuesta-victima-debe-aclarar-a- la -fiscalia-porque-sostuvo-una-mentira-durante-6-anos
VIDEO: Juez, testigo de la masacre militar y paramilitar de Mapiripán, dice que el Estado oculta la verdad. El día de la masacre sobrevoló un avión muy particular. “Un avión espía no de la Fuerza Aérea Colombiana, era de Estados Unidos”
http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=p3CTM4Jtpik

[10] testimonio de Javier Orozco de la Comisión Asturiana de Verificación de los Derechos Humanos en Colombia: “Los campesinos atribuyen la presencia de tantísima tropa tan agresiva no tanto a un cerco a Cano, que en parte lo era, sino que sobre todo como un método para desesperar y aburrir a los campesinos para que se fueran de la zona y que empresas como Unión Fenosa pudieran tener campo abierto para hacer represas, ya que quieren limpiar territorio para represar los ríos que bajan de la cordillera. Los campesinos decían, para reafirmar esta idea, que después de ese ataque en La Marina la guerrilla se había retirado del área, y que si la tropa todavía estaba ahí era porque la cosa era con ellos, con los campesinos. (…) Los bombardeos en esa zona son cotidianos (…) denunciaron los pobladores lo de La Marina, y la persecución a sindicalistas y a los miembros del Partido Comunista, que en esa zona es un partido muy fuerte y los persiguen mucho. Tienen en esa zona mucho preso político y las persecuciones son pan de cada día. Se quejaron mucho las personas con que nos reunimos contra los ataques del Ejército a los campesinos de Tolima, particularmente contra el resguardo de Planadas y otros resguardos del pueblo Pijao. Señalaron una persecución, un hostigamiento, un maltrato permanente en contra de los resguardos del sur de Tolima, los resguardos en Chaparral (…) Hay un proceso de contrarreforma agraria ligado a las operaciones contrainsurgentes, eso está claro.
-¿cree que para las comunidades de Tolima va a cambiar la vida con la muerte de Cano?
-Sí, en lo inmediato; ahora estarán totalmente bajo el control de los paramilitares y del Ejército que abusan de ellos. Ellos, los campesinos, decían que el día en que acaben con la guerrilla la cosa sí que se iba a poner muy malita. La guerrilla funciona como un contrapeso porque los latifundistas, que utilizan paramilitares para quitar la tierra a los campesinos, no tenían las manos libres, pero ahora sí las van a tener. (...) Lo que puede ocurrir es que la guerrilla se vaya de ahí por un tiempo, con miras a volver. En las zonas donde se retiran y el Estado impone sus planes de consolidación, ahí los campesinos han perdido la tierra y han sido convertidos en indigentes o en peones del latifundismo. Pierden la tierra, el control político queda en manos de la mafia, que son nuevos terratenientes con ejércitos propios, y de los corruptos… entonces es un escenario preocupante que alimenta el conflicto. La guerrilla no lleva alimentos a la gente, no resuelve esa clase de problemas, no son hermanitas de la caridad, no son el Estado, pero me decían algunos campesinos que su presencia no les deja las manos libres a quienes practican el despojo violento.” http://www.rebelion.org/noticia.php?id=139942

[11] Armas químicas para desplazar poblaciones: Fumigaciones aéreas donde no hay cultivos ilícitos. Cahucopana, 2011 http://www.biodiversidadla.org/Principal/Contenido/Noticias/Colombia_denuncian_fumigaciones_aereas_con_glifosato_donde_no_hay_cultivos_ilicitos
Comunidades afrodescendients denuncian que las fumigaciones del gobierno acaban con cultivos [7 de agosto 2011]
Asocbac Cauca 02. 2011 www.kaosenlared.net/noticia/colombia-denuncian-fumigaciones-masivas-glifosato-bajo-cauca
Roundup and birth defects Is the public being kept in the dark?
Demanda por Fumigaciones [16 de abril 2011].
The Colombia FTA -free trade agreement- Bad for the Environment [31 de mayo 2011]
Documentación Asociación Campesina del Bajo Cauca Antioqueño [2011]
http://www.mamacoca.org/docs_de_base/cronologia_documentada_de_las_fumigaciones_2010.htm

[12] Informe “Paramilitarismo de Estado en Colombia, Deuda con la Humanidad”, CINEP, varios documentos de contexto, testimonios y datos: http://www.arlac.be/paramilitarismo/html/deuda.htm
Desde los años 60, a raíz de la visita practicada a Colombia por la Misión Yarbourough del ejército estadounidense (febrero/62) y de las directrices secretas que dejó consignadas dicha Misión, el Estado colombiano adoptó una estrategia contrainsurgente paramilitar, ya desde antes de que surgieran las guerrillas de este ciclo (1964-65).Tal doctrina estratégica puede estudiarse en los Manuales de Contrainsurgencia que comienzan a formar parte de la Biblioteca del Ejército y por tanto de los textos de estudio y entrenamiento militar desde 1962. Tomando como fuente 6 manuales (1962, 1963, 1969, 1979, 1982, 1987) se puede rastrear la concepción que hay allí de la población civil y su papel en la guerra, se la define por dos miradas: 1) debe ser vinculada a la guerra (paramilitarismo); 2) debe ser el blanco principal de la guerra contrainsurgente (guerra contra los movimientos sociales o posiciones inconformes con el statu quo).
http://www.arlac.be/paramilitarismo/html/pdf/deuda01.pdf
“Doctrina contrainsurgente del Estado colombiano”: http://www.arlac.be/paramilitarismo/html/pdf/deuda01.pdf
Soldado John Quirama denuncia a sus superiores de nexos con Paramilitar alias Cuchillo, denuncia también el narcotráfico del ejército y asesinatos “falsos positivos” http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=wBVPyGZMxKI
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=115182
Miles de víctimas, varios paramilitares e incluso militares, han denunciado el carácter de Estrategia Estatal de la Herramienta paramilitar. Además existen pruebas fílmicas y fotográficas de la connivencia estatal-paramilitar y el Paramilitarismo está preconizado en manuales militares. General Montoya, y paramilitares, prueba fílmica: http://www.youtube.com/watch?v=rdTOItvPPRo&feature=player_embedded

[13]. El caso de la Operación militar ‘Génesis’ que consistió en masacre contra la comunidad del Cacarica y la decapitación y ‘juego de fútbol’ perpetrado entre militares y paramilitares con la cabeza de Marino López, es ilustrativo de la estrategia del terror implementada entre paramilitarismo y ejército: “Nuevamente los bombardeos. El 27 de febrero estando allá en Bijao, llega un grupo de paramilitares y un militar, a eso de las 9:00 de la mañana, MARINO LOPEZ, me dice estoy con miedo, no se si salir a Turbo. Los paramiltares y también militares rodearon todo el caserío. Nos juntaron a todos, nos amenazaron. A MARINO lo obligaron a bajar unos cocos, él como entre el miedo, y nosotros diciéndoles, "ya nos vamos". MARINO les decía, si fueron tres días los que nos dieron", y dijo uno "ustedes se van hoy". Dos de los doce militares tomaron a MARINO, y luego de entregarles los cocos, él se puso sus botas y su camisa, y les pidió sus documento de identidad. Uno de ellos dice: "ahora si quiere el documento de identidad, guerrillero. Reclámelos a su madre." Y les dice: "ustedes saben que yo no soy". Lo insultan, lo golpean. Uno de los criminales coge un macheta y lo corta en el cuerpo, MARINO intenta huir, se arroja al río, pero los paramilitares, lo amenazan, "si huye, le va peor". MARINO regresa, extiende su brazo izquierdo para salir del agua. Uno de los paramilitares le mocha la cabeza con la macheta. Luego le cortan los brazos en dos, las dos piernas a la altura de las rodillas. Y empiezan a jugar fútbol con su cabeza. Todas y todos lo vimos. Ya no había nada más que decir, qué hablar. Todo estaba dicho. Endiablados, sin ninguna fe, ninguna moral. Todo gris, el alma, el cielo, la tierra. Todo se hizo silencio. Todo fue terror. El bombardeo del cuerpo, el bombardeo del alma. La muerte se hizo un juego”.
http://www.ddhh-colombia.org/html/noticias%20ddhh/a%F1osimpunidad31082011.pdf
Tras 14 años de impunidad, La Comisión Interamericana de Derechos Humanos lleva a la Corte el caso de la Operación Génesis http://www.rebelion.org/noticia.php?id=133265
http://justiciaypazcolombia.com/CIDH-presenta-caso-sobre-Colombia
http://justiciaypazcolombia.com/Operacion-Genesis-tortura- y ,2989
http://www.lapluma.net/ es /index.php?option=com_content&view=article&catid=90:impunidad&id=2374: la -comision-interamericana-de-derechos-humanos-lleva-a- la -corte-el-caso-de- la -operacion-genesis
V arios paramilitares del bloque Élmer Cárdenas, al mando de Freddy Rendón, alias "El Alemán", señalan al General Rito Alejo como uno de los máximos responsables. Los habitantes denunciaron la complicidad de la Brigada XVII. No se trató de casualidad el hecho de que dos días antes de la llegada de los "paras" y la muerte de Marino, hombres al mando de Rito Alejo bombardearan la misma zona. Las denuncias siempre fueron rechazadas por el gobierno. Sólo diez años después de lo ocurrido, fueron exhumados y reconocidos científicamente los restos de Marino López por la Fiscalía. Además, cuatro desmovilizados del bloque Élmer Cárdenas: Diego Hinestroza, alias "el abuelo", Luis Muentes, alias "el Calvo", William Soto, alias "comandante Soto", Rubén Darío Rendón, alias "el Lanero" y su comandante, Freddy Rendón, alias "el Alemán", han confirmado en sus versiones libres no sólo la horrorosa muerte del líder chocoano sino la complicidad del general Rito Alejo del Río en los hechos. "Se trató de una operación conjunta" relataron varios de ellos ante el Fiscal de Justicia y Paz.
http://www.derechos.org/nizkor/colombia/doc/paz/alejo1.html
http://www.derechos.org/nizkor/colombia/doc/paramilitares.html

[14] 50 niñas violadas por paramilitar "El Patrón" y el Parque Tayrona: Infancias molidas en grandes negocios
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=130891
2011: Extensión del terror con complicidad policial en las áreas de implementación del Plan Colombia: Paramilitares violan, torturan y asesinan a una niña indígena y asesinan a más de 10 jóvenes en Putumayo:http://www.rebelion.org/noticia.php?id=141209&titular=paramilitares-violan-torturan- y -asesinan-a-una-ni%F1a-ind%EDgena- y -asesinan-a-j%F3venes-en-putumayo-
2011: Total impunidad en Puerto Gaitán: Mujeres “castigadas” por los paramilitares, señaladas por el alcalde Edgar Silva http://www.rebelion.org/noticia.php?id=140708&titular=mujeres-%93castigadas%94-por-los-paramilitares-se%F1aladas-por-el-alcalde-edgar-silva-
http://www.youtube.com/watch?v=JZkzDGvQA6s&feature=youtu.be

[15] Las comunidades agredidas por la dupla militar-paramilitar son numerosísimas, y sigue incrementándose la ‘consolidación paramilitar’ en el gobierno de Santos. No obstante las denuncias y las aberrantes masacres, el ejército y su herramienta paramilitar siguen impunes. La comunidad de Paz de San José de Apartadó (por citar un ejemplo) ha emitido innumerables denuncias y alertas urgentes ante las masacres: es totalmente desoída: http://cdpsanjose.org/
2011: Terror con complicidad policial en las áreas de implementación del Plan Colombia: Paramilitares violan, torturan y asesinan a una niña indígena y asesinan a más de 10 jóvenes en Putumayo:http://www.rebelion.org/noticia.php?id=141209&titular=paramilitares-violan-torturan- y -asesinan-a-una-ni%F1a-ind%EDgena- y -asesinan-a-j%F3venes-en-putumayo-

[16] El Movimiento de Víctimas de Crímenes de Estado (MOVICE) denuncia en marzo 2011: “Las acciones del gobierno de Santos para encubrir el paramilitarismo en su nueva etapa de reingeniería conocida con el eufemísitico término de bandas criminales (bacrim). (…) la persistencia de los Crímenes de Lesa Humanidad se encubre bajo la denominación de Bandas Criminales, que es parte de la reingeniería paramilitar y la falsedad del espectáculo de las desmovilizaciones. Persistiendo el poder mafioso, político y empresarial en las estructuras paramilitares. (…) continúa la criminalización de la protesta social, la judicialización de campesinos, estudiantes y defensores de DDHH, con la prolongación de la práctica de la desaparición forzada, la violencia sexual” http://www.polodemocratico.net/index.php?option=com_content&view=article&id=487:movice-anuncia-acciones-contra-encubrimiento-a-reingenieria-paramilitar-&catid=64:nacionales&Itemid=48

[17] Jefes Paramilitares han confesado cómo desde los altos mandos militares y políticos ha sido enviada la orden de que desaparecieran “de cualquier manera” a las víctimas para no dejar rastros y evitar que las cifras de homicidios crezcan. Varios miembros de la Estrategia paramilitar han confesado que implementaron la utilización de criaderos de caimanes y de hornos crematorios para quemar a las víctimas, a veces vivas: “(…) Lo echaron vivo ahí (…) El horno lo manejaba un señor que le decían ‘funeraria’, creo que se llama Ricardo; dos señores le hacían mantenimiento a las parrillas y a las chimeneas, porque se tapaban con grasa humana”… confesó un paramilitar. “(…) se tapaba con grasa humana (…)” http://www.tercerainformacion. es /spip.php?article17112
Paramilitar Mancuso reitera que ‘cremaron' víctimas para bajar estadísticas: http://www.elespectador.com/noticias/judicial/articulo138469-mancuso-reitera-cremaron-victimas-bajar-estadisticas
Documental periodismo humano, testimonio de Manuel Ramírez alias “el Mocho”: hornos crematorios, descuartizamientos y connivencia en masacres y en asesinatos de civiles “falsos positivos” de paramilitares con el ejército oficial: http://desentranando-colombia.periodismohumano.com/2010/06/10/descuartizamientos- y -hornos-crematorios/
«En Colombia se han utilizado hornos crematorios para hacer desaparecer rastros de personas asesinadas o para quemar a personas vivas. Las llevaban los paramilitares por instrucción del Ejército y la policía». Senadora Piedad Córdoba: http://www.piedadcordoba.net/piedadparalapaz/modules.php?name=News&file=article&sid=3345&mode=thread&order=0&thold=0
http://www.elespectador.com/noticias/paz/articulo197845-piedad-cordoba-denuncio-hornos-crematorios-paras-desaparecer-cadaveres-d
http://plano-sur.org/index.php?option=com_content&view=article&id=147:viaje-a-los-hornos-crematorios-que-construyeron-los-paramilitares-en-norte-de-santander&catid=38:derechoshumannos&Itemid=59
http://cantv.radiomundial.com.ve/yvke/noticia.php?t=25044&sid=ac7fe9457371cdb98bb851262d19572b
Estado Colombiano emula crímenes Nazis: Paramilitares y Hornos Crematorios... http://www.kaosenlared.net/noticia/estado-colombiano-emula-crimenes-nazis-paramilitares-hornos-crematorio
http://carlosmora.wordpress.com/2009/05/22/hornos-crematorios-principal-arma-de-guerra-de-paramilitares-en-colombia/

[18] El crimen de Estado de desaparición forzada de la "democracia" en Colombia ha rebasado las dramáticas cifras de la dictadura argentina: sólo en 3 años el Terrorismo de Estado ha desaparecido a 38.255 personas. Para una estimación total en los últimos 20 años de 250.000 personas desaparecidas... http://www.telesurtv.net/noticias/secciones/nota/71765-NN/colombia-registra-mas-de-38-mil-personas-desaparecidas-en-tres-anos/

[19] “Al mes de noviembre de 2010, las estadísticas oficiales del gobierno de Colombia registran más de 51.000 Desapariciones” señala un reporte de 2011 de la US office en Colombia: http://lawg.org/storage/documents/Colombia/RompiendoElSilencio.pdf

[20] Informe Fiscalía, enero 2011: 173.183 asesinatos; 1.597 masacres; 34.467 desapariciones forzadas, y al menos 74.990 desplazamientos forzados, cometidos entre 2005 y el 31 de diciembre 2010 por el paramilitarismo: http://www.fiscalia.gov.co/justiciapaz/Index.htm
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=120461&titular=cifras-alarmantes-de-cr%EDmenes-cometidos-por- la -herramienta-paramilitar-de-estado- y -multinacionales-

[21] En Colombia el crimen de estado de la desaparición forzada rebasa ya las terribles cifras de la dictadura argentina y chilena reunidas: Tribunal Internacional de Opinión; “ LA DESAPARICION FORZADA UN CRIMEN DE ESTADO” Veredicto. Senado del Congreso de la República. Bogotá 24, 25 y 26 de Abril de 2008: http://www.dhcolombia.info/spip.php?article568
Estimación: en 20 años 250.000 personas desaparecidas; Piedad Córdoba, Madrid, mayo 2010 "Hay 250.000 desaparecidos en Colombia en los últimos años": http://www.rebelion.org/noticia.php?id=106344&titular=%22hay-250.000-desaparecidos-en-colombia-en-los-%FAltimos-a%F1os%22-
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=104558&titular=piedad-c%F3rdoba-denuncia- la -pasividad-internacional- y -pide-que-se-condicione-el-tlc-con-europa-
Desaparición, crimen del Terrorismo de Estado en Colombia: http://justiciaypazcolombia.com/50-000-personas-desaparecidas-en
[22] El 23 de mayo 2011 el representante del Alto Comisionado de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos, Christian Salazar, informó que la ONU estima que más de 57.200 personas han sido desaparecidas forzadamente en Colombia. Estas declaraciones fueron dadas durante la celebración de la conferencia sobre desapariciones forzadas, en Bogotá.
http://www.senadoragloriainesramirez.org/index.php/tag/cifran-en-mas-de-57-mil-las-desapariciones-forzadas-en-colombia/
http://www.prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&id=290853&Itemid=1
http://www.argenpress.info/2011/05/escalofriante-cifra-de-desaparecidos-en.html
[23] La mayor fosa común de Latinoamérica, ubicada detrás del batallón militar de la fuerza estrella del Plan Colombia , la Fuerza Omega, en la Macarena, departamento del Meta.
http://www.publico. es /internacional/288773/aparece/colombia/fosa/comun/cadaveres
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=99507 Los Medios ocultan la mayor fosa común de América, mientras el Estado colombiano busca alterarla: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=100898
[24] “Denuncian el hallazgo de al menos 1.505 cuerpos más en fosas comunes en Colombia, en el Meta, en la misma región que la mayor fosa común del continente, con 2.000 cadáveres hallada en diciembre 2009, y cuyos cadáveres son cuerpos de desaparecidos y asesinados por el ejército, como quedó evidenciado en las Audiencias públicas a testigos y familiares de desaparecidos” http://www.rebelion.org/noticia.php?id=119299

http://www.azalearobles.blogspot.com

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


--
Visita:
www.agenciapensamientocritico.blogspot.com

Carta de solidaridad con la situación judicial de la poetisa Angye Gaona y los perseguidos políticos






Presa de conciencia desde enero de 2011. Su delito: disentir
Carta de solidaridad con la situación judicial de la poetisa Angye Gaona y los perseguidos políticos

Red de Artistas Populares del Suroccidente y Fundación
Rebelión



“Para la libertad sangro, lucho, pervivo.
Para la libertad, mis ojos y mis manos,
como un árbol carnal, generoso y cautivo,
doy a los cirujanos.

Para la libertad siento más corazones
que arenas en mi pecho: dan espumas mis venas,
y entro en los hospitales, y entro en los algodones
como en las azucenas. ”

MIGUEL HERNÁNDEZ



La Red de Artistas Populares del Suroccidente, RAPSO, la Fundación Escénica y Cultural EL TEATRO VIVE, organizaciones culturales independientes de Colombia y sin ánimo de lucro, cuyos principios son entre otros, la defensa del patrimonio cultural del país y la defensa de los artistas populares comprometidos en aportar al desarrollo de políticas culturales, esto quiere decir, transformadores y críticos de la realidad en este mundo agobiado por la iniquidad neoliberal y capitalista, les hace llegar a cada uno de ustedes, con todo el respeto que nos caracteriza, este mensaje de solidaridad con su situación de persecución judicial. Sabemos que el actual régimen colombiano les ha perseguido, y ahora pretende hacerles prisioneros físicos y sicológicos de este sistema que solo promueve la muerte y la injusticia, como a otros compañeros y compañeras comprometidos con el cambio social que urgentemente requiere el país.

Sabemos que en Colombia se han alcanzado cifras muy altas de perseguidos por el Estado y de presos políticos: la monstruosa suma de hombres y mujeres encarcelados es resultado de la represión ejercida por el estado colombiano contra el pensamiento crítico, las libertades sindicales y la lucha social. Hoy ya son más de 7.500 presos y presas políticos, compañeros dignos, prisioneros del régimen con el argumento de la calumnia, la mentira y montajes judiciales: sindicalistas, estudiantes, campesinos, defensores de DDHH, ambientalistas, académicos, abogados, maestros, y ahora se propone este Estado perseguir a los artistas populares, por el simple hecho de pensar en una patria donde todos y todas podamos vivir dignamente y en paz con justicia social.

El Estado colombiano actúa bajo las blasfemias y montajes para desestabilizar y destruir a las organizaciones sociales y culturales que trabajan y avanzan para el cambio social. Pero hemos de decir que la persecución, la penalización, no pueden marchitar la vida de nuestros artistas que llevan a través de sus versos, colores y movimientos la vida misma que sueña con un mundo mejor posible. Ante esto compañerxs nuestro total respaldo, creemos en sus actos y vidas en libertad que enaltecen una Colombia mejor. Les necesitamos libres para engrandecer la vida y la patria. Sus versos y actos obedecen a las alas de pájaros que cantan y vuelan sobre el venidero e inaplazable cambio social colombiano.

Las acciones de compañeros artistas valientes, y de la unidad de nuestro pueblo salvaran a millones de colombianos de la injusticia que reina en el territorio colombiano. Sus luchas, son las luchas de la humanidad que trabajan contra las injusticias en las naciones más pobres del planeta, que sufren diariamente los abusos de las superpotencias.

En virtud de estas razones exigimos a las autoridades analicen los “supuesto delitos” de la poetisa Angie Gaona y los compañeros, Julián Aldoni Domínguez, William Rivera y Araceli Cañaveral teniendo en cuenta la situación real que está viviendo el pueblo colombiano. Que los compañeros y compañeras que serán juzgados sólo son defensores de nuestro territorio, gestores de vida y cultura; en contraposición a intereses económicos del capital con la complicidad de jueces, abogados, policías y el poder político que intentan despojarlos de su libertad, y sus sueños a través de la criminalización, el uso de la violencia, negando el acceso a la verdadera justicia.

Como organizaciones culturales, humanistas defenderemos día a día y con el mismo coraje de cada uno de ustedes las causas justas que unen a Colombia y a la humanidad.



Red De Artistas Populares Del Suroccidente, RAPSO.
Fundación Escénica Y Cultural EL TEATRO VIVE.
SUR OCCIDENTE COLOMBIANO ENERO DE 2012.

NOTAS RELACIONADAS:

Angye Gaona: como un volcán (Rebelión, 30 de abril de 2011)

sábado, 14 de enero de 2012

Fallece otro preso en una cárcel colombiana por denegación de asistencia médica

"La pena de muerte no está aprobada para que nos la esté aplicando el INPEC, tan lenta y dolorosamente"
Fallece otro preso en una cárcel colombiana por denegación de asistencia médica

APCrítico
Rebelión

Transcripción y contexto de APCrítico / VIDEOS de CNMC (Corporación Nuevos y Mejores Caminos) /Denuncia del Comité de Solidaridad con los Presos Políticos (CSPP)


A raíz del fallecimiento de otro preso por denegación de asistencia médica, denuncian que la desatención médica en la cárcel El Pesebre es total, a tal punto que los presos se preguntan "¿quién será el próximo en fallecer?". Los presos hacen un llamado a la solidaridad.
Contexto

Crímenes de estado contra la población carcelaria, y en específico contra los miles de presas y presos políticos

Las muertes y denuncias que se vienen sucediendo ponen de manifiesto la gravísima situación de homicidios a manos del INPEC (Instituto Nacional Penitenciario) y demás autoridades por tortura y denegación de asistencia médica como otra forma de tortura contra los presos. Colombia tiene un triste 'record' en presos políticos: hay al menos 7.500 presos políticos, el 90% de ellos civiles encarcelados bajo montajes judiciales. El trabajo de los defensores de derechos humanos y abogados de presos políticos es dificilísimo, siendo estos víctimas de una encarnizada persecución estatal que ha conllevado desapariciones forzadas, asesinatos, y hasta encarcelamientos arbitrarios de defensores y abogados de presos políticos. Por ello los censos son muy difíciles, y la cifra (ya escandalosa) de 7.500 presos políticos se estima hoy estar subvalorada; de hecho el último informe sobre situación carcelaria señala que hay una cantidad cercana a los 9.500 presos políticos, esta cifra toma en consideración el aumento de encarcelamientos masivos en los últimos años: bajo el gobierno de Uribe y bajo el actual gobierno de JM Santos. La práctica represiva de los encarcelamientos arbitrarios, con montajes judiciales y como forma de acallar la reivindicación social y política, lejos de disminuir, ha recrudecido con Santos.

Los casos de presos torturados y asesinados por tortura de denegación de asistencia médica son sistemáticos , son numerosas las denuncias: la tortura y denegación de asistencia médica se ceban especialmente contra los presos políticos, pero afectan de manera general a toda la población carcelaria, y hay establecimientos penitenciarios que no disponen ni de un médico. El hacinamiento, los malos tratos, la comida descompuesta, las palizas, y las enfermedades no atendidas acaban con la vida de los presos comunes de clase social empobrecida, y con la de los presos políticos aislados de toda veeduría por el respeto a sus DDHH. Testimonia un interno ante los micrófonos de CNMC (3er video): " degradante que en Colombia se esté pensando en construir más cárceles como esta que son una tortura. Las cárceles en Colombia se están construyendo como por estratos sociales. Aquí en esta cárcel no hay nadie de peso, aquí no hay ningún para-político, porque yo le aseguro que si aquí en esta cárcel tuviéramos una persona de esas, aquí tendríamos agua las 24 horas del día, tendríamos sanidad las 24 horas del día y no nos faltarían medicamentos, y la comida sería excelente. (…) me siento impotente ante todo esto: que nosotros los estratos bajos tengamos que pagar a veces hasta con nuestras vidas; y todas esas personas de cuello blanco tras de que están atentando contra el país, el estado los protege y los pone en las mejores cárceles del país.

El gobierno de Santos prepara una nueva reforma judicial que va a endurecer las penas y agravar aún más la dramática situación de la población carcelaria en Colombia. En cuanto a los presos políticos las organizaciones sociales denuncian que hay prácticas de tortura y exterminio y lanzan la alarma a la comunidad nacional e internacional.

Es en este contexto que amanece el año 2012 con un nuevo caso de preso empujado a la muerte por el estado colombiano: por denegación de asistencia médica.




VIDEO, testimonios de presos: http://www.ustream.tv/recorded/19581129



· DENUNCIA de LA MUERTE DE UN INTERNO Y LAS GRAVES CONDICIONES EN MATERIA DE SALUD AL INTERIOR DE LA CARCEL DEL PESEBRE EN PTO. TRIUNFO. Denuncian crisis humanitaria y que la cárcel El Pesebre, en Puerto Triunfo, conoce condiciones de hacinamiento, insalubridad y carencias sanitarias comparables a las de Valledupar: con cortes de agua hasta por 14 horas, comida infectada, insalubridad y ausencia de centro sanitario. Denuncian que la desatención médica es total, a tal punto que los presos se preguntan "¿quién será el próximo en fallecer?". Los presos hacen un llamado a la solidaridad.

Testimonio del interno Alexander Guzmán:

"La muerte de nuestro compañero fue por negligencia de las personas encargadas de custodiarnos. El empezó con un fuerte dolor de cabeza el 21 de diciembre, y no fue atendido de ninguna manera. Empezó a convulsionar en la madrugada y los internos gritamos e hicimos ruido y manifestamos nuestro llamado para que lo atendieran; el dragoneante encargado en ese momento, de apellido Hernández, se tomó bastante tiempo para acudir, lo vio en el estado que estaba y se tomó una hora más para hacer que las personas encargadas de sanidad (que son enfermeras) bajaran a atenderlo.

Al siguiente día, el jueves, lo bajaron al medio día, eso empeoró su estado: el no tenía lucidez. Cuando le señalaron el estado del interno al dragoneante Daza, este dijo que 'él está pepo', y no hizo nada. De tal forma que el interno siguió así varios días hasta el día de la visita el día 24 de diciembre. La mamá del interno lo vio tan mal que ella misma pidió a la guardia para que lo llevaran al sitio de sanidad. No se sabe que le dieron a él, porque no creemos que le hayan dado nada porque droga (medicinas) aquí no hay de ninguna clase; que lo haya atendido un médico sabemos que no, porque aquí no hay médico. Para ese día al compañero había ya que ayudarlo a vestir, porque era tal su estado que no podía hacerlo solo. Lo llevaron de nuevo al patio en una silla de ruedas. Para el día 25 de diciembre el ya no caminaba. A los internos de ese patio les tocó hacer desobediencia para que lo atendieran. Desde ese momento no se supo del compañero hasta que nos dimos cuenta que murió por un paro cardiaco a causa de una meningitis. Su muerte fue por negligencia de la administración de este establecimiento que conociendo el estado de salud del interno no hizo nada para que este interno fuera atendido de ninguna forma, y lo dejó morir. La pregunta que nos hacemos todos es: ¿Quién de nosotros va a ser el siguiente?

Hacemos un llamado a todas las personas y entes de control para que por favor nos escuchen, que por favor nos crean: llevamos año y medio aquí, llevamos luchando para que esto cambie y no se ha podido. Llevamos año y medio sin médico, sin agua, estamos prácticamente tirados a la deriva.

Le hacemos un llamado al doctor Iván Cepeda Vargas para que por favor nos atienda, nos escuche, nos haga una visita para que él se de cuenta que lo que hablamos no es mentira.

La gobernación de Antioquia cerró el área de sanidad: es tal la inoperancia de este establecimiento que no hay funcionamiento sanitario y no hay ni un solo médico. Esperamos que este llamado haga eco. La pena de muerte no está aprobada para que nos la esté aplicando el INPEC tan lenta y dolorosamente; no solo a nosotros sino a nuestras familias. El interno que murió era bastante joven, y de verdad que no valía la pena que hubiera muerto por negligencia del estado."

Periodista: Lamentablemente tenemos que decir que el fallecimiento de personas privadas de la libertad es bastante preocupante, acabamos de ver cómo a mediados del mes de diciembre del 2011 perdió la vida en la cárcel de Bellavista el señor Luis Fernando Pavoni Hernández.

Interno Alexander Guzmán:

Desde el momento en que se inauguró esta cárcel, nos tocó sacar escombros de aquí. Ni siquiera había una enfermera; tuvieron que utilizar a una enfermera del hospital del pueblo para poder atendernos. Desde ese tiempo venimos denunciando los hechos: a la Defensoría del Pueblo, a la Procuradoría al mismo INPEC, hemos mandado documentos a la comisión de derechos humanos del senado, se ha pronunciado en dos ocasiones el Congreso de la República; pero se pronuncia de una manera que consiste en hacerle saber a otros entes de la situación; pero nunca se ha visto una respuesta concreta para nuestra situación. Hace unos 7 meses el señor Chaparro, defensor regional del Magdalena Medio, interpuso una tutela al tribunal superior de Antioquía, el cual falló el 20 de julio a favor de nosotros, una denuncia por todos los puntos que nos perjudican, pero principalmente por salud y agua. (...) Aquí todo lo que ha sucedido lo hemos denunciado; pero en realidad hemos sido muy poco escuchados, tal vez nada porque el cambio ha sido nulo, a tal punto que en esto momento el detonante de esta nueva denuncia es la muerte de un compañero. Lo cual en este momento nos lleva a esperar a cual de las personas que necesita un tratamiento médico o que necesita su medicina y no se la dan, vaya a sufrir la misma suerte que el compañero que murió. (...)

Es muy triste que nuestras familias estén perjudicadas por todo lo que sufrimos aquí, y nadie, nadie, absolutamente nadie se motive por esto que está sucediendo.

El llamado que hacemos es ese: necesitamos su colaboración, su intervención. Al doctor Iván Cepeda necesitamos su intervención: es una de las pocas personas escuchadas en el país en cuanto a temas carcelarios. Esta cárcel viene siendo un mini-Valledupar: con una falencias aún más graves.

Periodista: "¿Si las instituciones no han tomado atenta nota de las reiteradas denuncias que ustedes han hecho desde el año pasado, si hemos llegado al extremo de la pérdida de esta vida humana, cuál es la decisión que ustedes han evaluando tomar frente a esta terrible situación humanitaria que está acaeciendo hoy en el establecimiento el Pesebre?"

Nuestra opción es denunciar ante la opinión pública esta realidad que vivimos aquí. Denunciar todas las mentiras que dice el ministro de estos supuestos 'emporios carcelarios' que al parecer él los nombra como si fueran palacios. Y si en este establecimiento no se le va a dar solución a eso, no creo que los otros internos quieran esperar una próxima muerte. Desafortunadamente si nosotros tomamos las vías de hecho, como por ejemplo hacer una desobediencia civil, o una huelga; la guardia va a tomar represalias: nos van a querer gasear, golpear, porque ese es el sistema que utilizan para reprimirnos. Entonces sucede que como no hay sanidad, no hay tratamiento médico, serían muchas las vidas que se pondrían en riesgo. Entonces en este momento estamos tratando de que por favor nos escuchen de esta forma. Si no igualmente, lleguen las consecuencias que lleguen, nos tocará acudir a las vías de hecho para que seamos escuchados por el país, por los entes de control y por todas aquellas personas que puedan intervenir por nosotros.







· VIDEO 2: habla la madre del preso fallecido por denegación de asistencia médica: http://www.ustream.tv/recorded/19621727

"Con mi hijo sucedió que lo dejaron morir, no le prestaron atención médica.

Yo fui el 24 de diciembre y lo ví muy mal, y rogué para que los trasladaran. Pero no lo trasladaron, yo rogué para que lo atendieran el 24; pero el 25 fui y estaba tirado en una camilla solo, ardiendo en fiebre y orinado, y él ya no nos reconocía.

Para mi eso ha sido muy duro porque no lo atendieron.

No es justo que haya pasado eso. No quiero que esto pase con más reclusos, que los ayuden; porque no quiero que ninguna madre tenga que pasar lo que yo pasé con mi hijo. Ellos son culpables, son culpables. Estoy destrozada.

La doctora de Puerto Triunfo tampoco me lo quiso remitir al hospital, lo remitió fue ya a media noche ya cuando le dio la gana, después de yo rogarle y suplicarle durante horas que lo trasladara, y ella me decía que no. Ella me contestó que quién sabía más si la mamá, o ella que era doctora. Le contesté que no necesitaba ser doctora para ver que mi hijo se estaba muriendo, y que si él se muere ustedes tienen la culpa, remítalo al hospital."







· VIDEO 3: Desgarrador testimonio: centro de salud inexistente, no hay medicinas, no hay médicos, no hay tratamientos, los presos están siendo empujados a la muerte. Tras el fallecimiento de un preso por denegación de asistencia médica, los internos claman por una solución a la inexistencia de centro sanitario, a los problemas de alimentación (descompuesta) y de agua. Reclaman igualmente que no quede en la impunidad la saña con que le fue negada la asistencia médica y el traslado a un centro hospitalario al preso fallecido. Denuncian que los problemas siguen agravándose pese a las tutelas.

http://www.ustream.tv/recorded/19552232

"Es algo muy grave y muy degradante que en Colombia se esté pensando en construir más cárceles como esta que son una tortura. Las cárceles en Colombia se están construyendo como por estratos sociales. Señor Contreras, aquí en esta cárcel no hay nadie de peso, aquí no hay ningún para-político, ni hay un desmovilizado de peso, porque yo le aseguro que si aquí en esta cárcel tuviéramos una persona de esas, aquí tendríamos agua las 24 horas del día, tendríamos sanidad las 24 horas del día y no nos faltarían medicamentos, y la comida sería excelente. Si me estoy exaltando me disculpan pero es que me da rabia, me siento impotente ante todo esto: que nosotros los estratos bajos tengamos que pagar a veces hasta con nuestras vidas, y todas esas personas de cuello blanco tras de que están atentando contra el país, el estado los protege y los pone en las mejores cárceles del país. Y las personas de escasos recursos estamos en estas cárceles que son una tortura y que son violatorias del Derecho Internacional Humanitario. No se cumple en nada el DIH. Aquí no ha venido nadie, nadie. Nos tratan como la escoria. Y así dicen que si resocializarnos y todo eso.

Son antros de muerte. La pena de muerte el INPEC la está ejecutando con nosotros, porque está dejando que los reclusos se mueran en las cárceles lentamente por la falta de atención médica y por la falta de cuidar nuestros derechos.

Al doctor Iván Cepeda y la comisión de derechos humanos del senado que nos hagan una visita, con la misma comisión que fue a la cárcel de Valledupar. Al INPEC yo no sé quién lo investiga pero es que tantas anomalías son muy raras. Hay infinidad de denuncias, de tutelas por violación a nuestros derechos: ¿Qué está construyendo en estado?

Periodista Contreras:

Los hombres y mujeres privados de la libertad en los establecimientos penitenciarios se están muriendo ante los ojos de sus familiares y de los empleados públicos, y el estado colombiano no toma cartas trascendentales que permitan corregir estos hechos. El año pasado fallecieron varios internos en el mes de diciembre, en la cárcel de Bellavista, y tan solo en la cárcel de Bellavista en el año 2011 fueron 14 hombres los que perdieron la vida. Han denunciado que estas muertes obedecen a la falta de atención médica; hoy registramos el fallecimiento de otro interno de la cárcel El Pesebre, también por falta de atención médica.


· Muere preso en cárcel de Puerto Triunfo por negligencia del INPEC

Por Fundación Comité de Solidaridad con los Presos Políticos

La Fundación Comité de Solidaridad con los Presos Políticos (en adelante CSPP), Organismo No Gubernamental de Derechos Humanos, dentro de sus labores de Promoción, Formación y Denuncia de los Derechos Humanos, en especial con las personas detenidas por motivos políticos, con la población desplazada, con comunidades en riesgo y organizaciones sociales, mediante la presente, se permite hacer de conocimiento público la siguiente Denuncia, por la ocurrencia de hechos violatorios de los Derechos Humanos en contra de los Hombres privados de la libertad en el CENTRO PENITENCIARIO DE PUERTO TRIUNFO por parte de miembros del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, INPEC, que incluso podrían tener consecuencias fatales en contra de uno de las personas recluidas en el patio 4 de ese Establecimiento (el preso lamentablemente falleció por denegación de asistencia médica).

Se fundamenta la presente en los siguientes,

ANTECEDENTES

1. El día 29 de diciembre del año 2011, una comisión aparentemente gubernamental, según información informal recogida por los Presos Políticos y Sociales del CENTRO PENITENCIARIO DE PUERTO TRIUNFO, conformada por la DIRECCIÓN DE SALUD DE LA GOBERNACIÓN DE ANTIOQUIA, LA DIRECCIÓN DE VIGILANCIA Y CONTROL DEL SISTEMA GENERAL DE SEGURIDAD SOCIAL EN SALUD Y LA DIRECCIÓN SECCIONAL Y PROTECCIÓN SOCIAL DE ANTIOQUIA, visitó las instalaciones del mismo centro penitenciario.

2. Tal visita, según información informal recibidos por los presos del CENTRO PENITENCIARIO DE PUERTO TRIUNFO, cumplía con una misión de interventoría en las instalaciones del mismo establecimiento, en lo referente al cumplimiento del derecho a la salud de las personas allí recluidas.

3. Según la información recibida por los Presos Políticos y Sociales de los patios 6 y 7 del CENTRO PENITENCIARIO DE PUERTO TRIUNFO, y transmitida por estos al CSPP, la interventoría realizada dictaminó condiciones insalubres y que rompen con los cánones mínimos del derecho a la salud de los detenidos, en las instalaciones del Centro de Sanidad y en la zona de preparación de comidas –“rancho”– del mismo establecimiento penitenciario.

4. Sin embargo, comunican los Presos Políticos y Sociales del CENTRO PENITENCIARIO DE PUERTO TRIUNFO que desde el día 30 de diciembre, las medidas tomadas por las autoridades administrativas de ese centro penitenciario, paradójicamente consisten en el cierre temporal del Centro de Sanidad, lo que atenta aún más contra el derecho a la salud de las personas allí recluidas.

5. Además los detenidos informan al CSPP que toda esta situación se ve agravada por el suministro mediocre del agua en el CENTRO PENITENCIARIO DE PUERTO TRIUNFO, suministrado en 3, a veces 4 tandas, de máximo 2 horas cada una en el transcurso del día, teniendo que carecer los presos a veces de hasta 14 horas sin el preciado líquido, que no cumple además con condiciones para consumo humano.

Con fundamento en lo anterior, se han presentado los siguientes;

HECHOS

1. Informan los Presos del CENTRO PENITENCIARIO DE PUERTO TRIUNFO que al interior del mismo se rumora la muerte de un preso recluido en el patio 4 de ese establecimiento, a causa de una meningitis, ante la ausencia de atención médica por la situación antes descrita al interior del Centro Penitenciario, a pesar de la exigencia hecha por sus compañeros de reclusión a la guardia del INPEC, que solo reaccionó ante la gravedad sintomática del detenido, trasladándolo a la clínica LEÓN XIII DE MEDELLÍN cuando ya era tarde.

Luego de los antecedentes e información disponible, como CSPP nos permitimos solicitar a las Autoridades estatales pertinentes:

1. Que se intervenga desde el Ministerio Público para que las autoridades administrativas del CENTRO PENITENCIARIO DE PUERTO TRIUNFO preste a plenitud el servicio de atención en salud a las personas allí recluidas sin ningún tipo de restricción.

2. Que tal intervención también indague sobre la veracidad de la muerte de un detenido al interior del Patio 4, en las instalaciones de la CLÍNICA LEÓN XIII de Medellín, así como sus causas reales.

3. Que se inicie un proceso disciplinario en contra de los miembros del INPEC, que pudieran ser responsable de los hechos narrados, que llevaron a la muerte de la persona recluida en el patio 4 del CENTRO PENITENCIARIO DE PUERTO TRIUNFO.

4. Que se intervenga desde el Ministerio Público con el propósito de conocer las finalidades de la interventoría realizada el 29 de diciembre de 2011 en el CENTRO PENITENCIARIO DE PUERTO TRIUNFO.

5. Que se den a conocer los resultados de tal interventoría, así como las medidas a tomar por parte de las autoridades administrativas del CENTRO PENITENCIARIO DE PUERTO TRIUNFO para superar las fallas encontradas.

http://www.movicespana.org/index.php?option=com_content&task=view&id=1309&Itemid=29 http://www.movicespana.org/ index.php?option=com_content&task=view&id=1309&Itemid=29

http://carloslozanoguillen.blogspot.com/2012/01/muere-preso-en-carcel-de-puerto-triunfo.html http://carloslozanoguillen. blogspot.com/2012/01/muere-preso-en-carcel-de-puerto-triunfo.html

http://www.comitedesolidaridad.com/index.php?option=com_content&view=article&id=613:fcspp&catid=32:acciones-urgentes&Itemid=68 http://www. comitedesolidaridad.com/index.php?option=com_content&view=article&id=613:fcspp&catid=32:acciones-urgentes&Itemid=68

VIDEO: http://www.ustream.tv/recorded/19581129 http://www.ustream.tv/ recorded/19581129

DENUNCIA LA MUERTE DE UN INTERNO Y LAS GRAVES CONDICIONES EN MATERIA DE SALUD AL INTERIOR DE LA CARCEL DEL PESEBRE EN PTO. TRIUNFO

LIBERTAD Y ASILO A JULIAN CONRADO

video

no le alcanzo al calzon

video

jueves, 29 de diciembre de 2011

MEMORIA FARIANA


HUELLAS DE LAS FARAC-EP EN LA COSTA CARIBE COLOMBIANA.

Escrito por Por Jesús Santrich y Solís Almeida.*



INTRODUCCIÓN:

Sobre su origen, causas y consecuencias de su accionar se ha debatido y emitido conceptos de sociólogos, politólogos, violentólogos y todo tipo de estudiosos que tratan de colocar sus juicios como verdades categóricas que de una u otra forma traslucen una posición de clase, generalmente plegada a los intereses oligárquicos en los casos de aquellos que tienen los medios de las trasnacionales de la desinformación y de la linotipia del capital y el dólar a su disposición; o mejor, aquellos que están sometidos, sumisos a esas trasnacionales.
De cualquier manera, el carácter clandestino de la insurgencia, la censura oficial a sus acciones y pronunciamientos, ha impedido abrir caminos suficientes hacia el conocimiento del factor político que mayor peso como oposición ejerce sobre el sistema socio-político de injusticia y terror oficial imperante en Colombia.
Sobre la historia de la guerrilla, particularmente de las FARC, lo poco escrito y conocido en el mundo académico tiende a limitarse a los orígenes y desarrollos suscitados en el interior del país y especialmente alrededor de las legendarias crónicas del período heroico marquetaliano. Más allá de las tergiversaciones es casi nada lo que se conoce de las experiencias locales o regionales de la resistencia armada revolucionaria. Por ello, hoy, en momentos en que se debate sobre la vigencia y legitimidad de éste tipo de lucha en el mundo, dar al menos noticia breve y sencilla sobre las vivencias y puntos de vista de los protagonistas directos del fenómeno insurgente aporta elementos para la definición real de un hecho de tal trascendencia que se mantiene como esperanza de los oprimidos en la búsqueda de la emancipación.
Este trabajo de entrevistas y comentarios que se refieren a la penetración y desarrollo del movimiento fariano en la Costa Caribe, es una muestra de la dinámica que el conflicto político-social-armado va adquiriendo en un país agobiado por la miseria y la iniquidad impuesta por sus gobernantes. Él se constituye en un pedazo de la historia regional del Caribe, y al mismo tiempo en un muestrario de los motivos, dimensiones y proyecciones que las luchas sociales han alcanzado hasta el punto de mostrar que no es el militarismo, el guerrerismo y la perfidia del régimen lo que ha de acabar con el levantamiento armado. Éste proseguirá su ascenso mientras se mantengan las condiciones de injusticia social que las oligarquías han implantado durante décadas en detrimento de las mayorías populares.
Estos relatos y memorias no son más que un pequeño y modesto aporte para la construcción de la verdad en la definición de las causas que han generado la confrontación de clases en Colombia, que al momento de contrastar con el desenvolvimiento de las mentiras, los engaños, los fraudes que despliega la llamada guerra mediática del régimen fascista imperante puede brindar armas para el debate ideológico que conduzca al encuentro con una salida de paz que signifique real solución a los problemas sociales que subyacen en el fondo del conflicto que sobre todo padecen las mayorías explotadas y oprimidas.

Compatriotas Jesús Santrich y Solís Almeyda.

PRIMERA PARTE.
Tras las Memorias.

- En Busca de las Memorias: meditar en una caleta guerrillera escuchando la lluvia y aceitando el arma no es una imagen difícil en esta época turbulenta de Nuestra América; pues como bien lo decía el comandante Jacobo Prías Alape, en tiempos de tormentas lo único seguro es el fusil. El lodo, la humedad, cualquier pequeña o gran incomodidad no debe perturbar el alma de quien esté dispuesto a seguir la senda de la lucha por la emancipación. No siempre un guerrillero puede tener manera para disfrutar de un campamento en relativa quietud, como este rincón que acarician las lluvias de este mayo de luto. En medio de las vicisitudes siempre nos estará inspirando la alegría de tener el honor de combatir por los intereses de nuestro pueblo. Así que la marcha no ha de cesar; asear el arma, pensar, buscar nuevos caminos para avanzar…, soñar con toda la fe que da la estancia entre hermanos de lucha, guerreros del pueblo, caletas, trillitos y esperanzas; ¡ah, y barro, mucho barro!, pero a pesar de lo mucho no tanto como los nuevos proyectos. Este campamento incrustado en las montañas, entre rastrojos y quebradas, entre grandes árboles, colchado de fango y piedra..., trazado de flores y viento..., teñido de verde y nube, alberga un pedazo de la gesta de gentes humildes sobre sus botas y esperanzas, sudando utopías que se afianzan en el acero explosivo de los fusiles y de las ideas libertarias, tienen el juramento de vencer, tenemos el juramento de vencer…, y venceremos: Somos las FARC-EP, que hasta 1.982 eran sólo las FARC, sin el EP... y todavía ausentes de muchas partes de Colombia. Hasta la Séptima Conferencia de nuestra guerrilla, las huestes del comandante Manuel Marulanda Vélez aún no se arropaban al arrullo del Caribe. Esa posibilidad era sólo un proyecto. Hoy es una realidad. ¿Cómo se forjaron las FARC en un lugar de Colombia donde el Alto Mando Militar y el régimen fascista de Uribe Vélez proclaman su derrota y su inexistencia?
Esta es la inquietud de estos días de aniversario esperanzador en medio de la confrontación, en medio de la resistencia a las oligarquías y al imperio, en medio de la fe absoluta en el triunfo revolucionario, mientras nos preparamos para la realización de la Reunión del Estado Mayor del Bloque Caribe. La mejor respuesta a esta pregunta la tienen sus propios protagonistas que ahora, en éste campamento en el que nos congregamos para evaluar y proyectar trabajo, nos brindan la oportunidad de seguir abriendo trochas de búsqueda entre los recuerdos... En ésta idea comienza hoy la cita con las memorias farianas. ¿en que momento terminar?, ya veremos.
- Reflexiones Sobre las Memorias: Las FARC-EP han ido creciendo, desarrollándose cada día con mayor furor. Este crecimiento no es incoherente y sin objetivos. El surgimiento de cada Frente obedece al desdoblamiento -que no a la división- de otros Frentes que han cumplido un plan de crecimiento cualitativo y cuantitativo que implica el despliegue de bases sociales de apoyo suficientes para si y para la “nueva estructura multiplicante”, lo cual indica que cada nuevo Frente antes de surgir es parte y esencia de uno o mas Frentes anteriores, con suficiente desarrollo para si y que han hecho de una nueva fracción del espacio geográfico y social un espacio de control e influencia para hacer, mantener y desarrollar un nuevo embrión estructural en marcha sobre las directrices de un despliegue estratégico planificado.
La multiplicación y desarrollo de filas guerrilleras y su influencia obedecen a los problemas sociales que vive el país, a las contradicciones de clase generadas por la existencia de la cada vez más crecida brecha que separa al pequeño puñado de ricos que se lucra del trabajo y recursos del pueblo colombiano, de la mayoría de los pobres.
En fin, el movimiento guerrillero no es sino consecuencia de esa desigualdad social; es un sujeto más de la lucha contra la injusticia, un elemento más del turbión de descontento social que existe en Colombia y que ha obligado a miles de compatriotas a optar por la confrontación bélica contra un régimen ciego y sordo al clamor de justicia de quienes son “gobernados”.
Este proceso genérico de crecimiento, despliegue y desarrollo fariano se ha dado en todo el país con algunas características específicas en cada región, llevando siempre los elementos de contactación, penetración, enlaces de compromiso y consolidación del trabajo político-militar.
¿Cómo se da éste proceso en la Costa Caribe?, indudablemente que con el tesón de cada uno de los combatientes que destacados por el mando superior guerrillero, paso a paso, con el apoyo de amplios sectores populares han ido forjando el proyecto de ejército popular, en medio de dificultades y múltiples tropiezos, en medio de la dialéctica de hostilidades que en el entorno nacional y social impone sin tregua un régimen que ha actuado embebido de la Doctrina de la Seguridad Nacional, la cual en la actualidad se desenvuelve en Colombia como la nefasta Doctrina de Seguridad Democrática..
En cada momento y circunstancia de éste tránsito de lucha sobresale el batallar de las FARC-EP, como conjunto, como organización, pero en ello no solamente está el guerrillero, la unidad militar combatiente, sino el hombre como tal, con sus deseos, emotividades, frustraciones, proyectos y esperanzas. Esperanzas ingentes al rededor de metas que requieren un sacrificio sólo posible en el ser verdadero revolucionario.
Cada día es un nuevo reto, cada paso una nueva conquista, cada sueño un nuevo proyecto, cada esfuerzo un nuevo empeño para el triunfo.
- El Encuentro con las Memorias: En estos días cuando las tardes de mayo fueron dando paso a noticias de tiempos en los que se evidenciaba la ausencia física del Comandante en Jefe, el inolvidable Comandante Manuel, junio y julio se han convertido en meses de absoluta reafirmación de nuestras convicciones. Los días transcurren entre el duelo y la determinación creciente de lucha…; la trashumancia nos ha llevado de campamento en campamento hasta este rincón de la montaña donde los verdes filos de la cordillera se abrazan con la neblina; hoy especialmente, pareciera como si las aves raudas del ocaso nos trajeran un anuncio promisorio de victorias no lejanas. Hemos ya culminado nuestra reunión como evidencia tangible del avance del Bloque Caribe; el despliegue de quienes hasta aquí llegaron por las diversas trochas de la llanura, desde los montes de María, desde la Sierra Nevada, desde Perijá, desde las estribaciones de la serranía de San Lucas…, ha reiniciado y sobre la marcha se comienzan a escuchar las primeras acciones en la Guajira. Para ruina de nuestros opositores, las FARC, como un fantasma les aparece donde la han decretado derrotada y extinguida.
Opaca y fría la espesa borrasca suave que retarda las estrellas con sus citas de siempre con la noche, se adormece sobre caminos y casitas lejanas, tratando de posarse indiferente en la quietud tranquila de la montaña.
Un canto de pajuil abandonado se derrama agudo hiriendo el silencio breve del espacio, mientras la luna llena inicia su retorno inapacible hacia su sitio de siempre, de lumbrera eterna.
Ya en la penumbra, entre sombras difusas de arbustos y bejucos, el guardia del primer turno mira atento hacia el infinito, como escudriñando las entrañas de senderos de agua y tierra, de piedra y monte, de noche y brisa... y el relevante camina como hacia ninguna parte, dejando escuchar sus huellas que se quedan atrapadas en el lodazal de un aguacero de las 16:00. En el patio de formación, frente al aula armada con troncos de un ayer añejo, un pedazo del mundo es el recinto boscoso de hombres y mujeres que luchan por la libertad. Ahí, mientras los guerrilleros cantan sus alegrías en la Hora Cultural Recreativa del domingo de descanso, el camarada Solís Almeida, me ayuda para que la voz de los recuerdos rehaga los enmarañados caminos del pasado, siguiendo la pista de los momentos en que se inició la siembra guerrillera fariana en el Caribe colombiano.
No importa que día es hoy, algunas líneas se escribieron en el curso de mayo, otras en junio…, en julio; en diversos “ahoras y después”, que entre lluvia y sol seguramente transitarán hacia agosto cuando el tiempo por fin nos permita un rincón para culminar. En todo caso, en el ahora de este hoy que preferimos sin fecha está presente con fuerza la esperanza, incitándonos a iniciar la cita con estas Memorias Farianas, en búsqueda de las primeras experiencias de una gesta que arranca 1.982 y que 26 años después muestra sus frutos prolíficos inquebrantables.
Sentado en su rústica caleta de troncos, de tierra y hojas de montaña, abrazado por la tenue luz de una vela que compartimos sumergidos en la cordialidad de la buena fraternidad, Solís Almeyda recaba en lo más profundo de sus recuerdos para responder a este diálogo con CRB-VR, la Cadena Radial Bolivariana Voz de la Resistencia.

De Cimitarra al Perijá.
- Las Primeras Señas:
- JESÚS SANTRICH. Camarada Solís Almeyda, las FARC-EP han cumplido 44 años de lucha. Durante este tiempo se han presentado logros y dificultades, cosas positivas y negativas de las cuales se puede hacer un balance y precisar sobre lo que hoy es la organización y su proyección futura. Vamos, entonces, a realizar esta charla para hablar un poco de la historia de las FARC-EP vivenciada por ti que eres antiguo combatiente.
Comencemos por hablar sobre como fue tu vinculación a la vida guerrillera, sobre lo que te condujo a empuñar las armas precisamente aquí en las filas de las FARC-EP.

- SOLÍS ALMEYDA. Primero que todo mi saludo revolucionario, bolivariano, para todos quienes vayan a compartir estas palabras, y en especial para quienes combaten por la emancipación de los pueblos.
Voy a trasladarme en esta conversación un poco más atrás del momento por el que preguntas. Inicialmente yo entro a la Juventud Comunista de Puerto Boyacá, en aquel entonces un pueblo muy aguerrido de la región del Magdalena Medio, como por allá en el año de 1.973; habíamos llegado a ese municipio por los deseos de éxito de nuestros padres, quienes con el animo de salir adelante nos habían conducido por muchas partes del país probando suerte.
Recuerdo que en alguna ocasión toda la familia -mis padres y hermanos- estuvo hasta en el Meta después de haber salido del Valle del Cauca. Antes de estar por el valle estuvimos en el departamento del Cauca donde me bautizaron por allá en un pueblito que casi no se escucha nombrar llamado Mercaderes, municipio del Bordo.
Al llegar a puerto Boyacá encontramos muchas dificultades. Era un puerto al que llegaba mucha gente atraída por diversas razones. Una de ellas era la que nos motivaba a nosotros y de la que tanto nos hablaba mi papá: la de hacernos a un pedacito de tierra donde pudiésemos vivir... Mi padre soñaba con un lugarcito donde se pudiera cultivar, criar animales, y levantar la familia. Por otro lado, existía el atractivo de que ahí estaba una empresa gringa, la Texas explotando los pozos petroleros del territorio Vásquez, y la gente pintaba esa zona como lo mejor. A nosotros nos entusiasmó un familiar que nos visitó en los llanos y nos habló de muchas cosas entre las que destacaba que Puerto Boyacá era la berraquera..., la putería para el negocio, para el trabajo, y claro, con todas las necesidades que teníamos nos ilusionamos y nos trasladamos al lugar.

- J. S. ¿La familia tuya era pobre?

- S. A. Sí, era una familia bastante pobre y no tan grande, pues a pesar de los anticonceptivos, en esos tiempos en que las familias con muchos hijos era lo común, nosotros somos 3 hermanos con diferencia de 4 años cada uno. Yo soy el mayor. A pesar de que la familia no era tan grande nos tocó duro siempre. Como si nos tocara laborar para 10. Hasta que mi papá consiguió trabajo por los lados de Cimitarra uno de los municipios grandes que tiene Santander y así fue que nosotros, los hijos, nos quedamos estudiando en puerto Boyacá y vivíamos en casa arrendada. Los dos mayores estudiamos en la concentración Kennedy; ahí había un profesor que era miembro del Partido Comunista Colombiano y también funcionaba un centro de la Juventud Comunista (JUCO). Te estoy hablando aún de 1973 que es cuando se inicia mi militancia revolucionaria. Mi vinculación se da en el marco de una protesta que hubo por el asesinato de un miembro del Partido Comunista de apellido Pineda, a quienes los militares mataron en una región llamada Guanegro. A raíz de este hecho hubo en Puerto Boyacá una movilización enorme; el gentío marchó por la calle central desde la iglesia hasta el cementerio y yo me metí entre la multitud y me fajé a gritar consignas y a echar "abajos" al gobierno de Misael Pastrana, por entonces presidente de Colombia. El calor de la manifestación me jaló y allí me encontré con algunos compañeros de la Kennedy que eran de la JUCO.
Ellos ese día me vieron muy animado y a los pocos días me invitaron a una reunión a la que asistí e inmediatamente me acogieron como uno más de sus integrantes.

- J. S. ¿A la manifestación llegaste espontáneamente?

- S. A. Llegué de manera casual; resulta que yo iba era a jugar un partido de fútbol por ahí en el parque que queda en el centro del pueblo, en el Jorge Eliécer Gaitán; así se llama ese parque en Puerto Boyacá, en el que años después le hicieron un monumento al jefe paramilitar Pablo Guarín, a quien también conocí cuando viví por aquellas tierras.
Después de ingresar a la JUCO y por una huelga que hubo en los colegios dejé de estudiar; estaba terminando la primaria en ese momento y la decisión fue abandonar la escuela e irme para donde mi papá quien ya en ese momento se había vinculado al Partido Comunista. Por aquel entonces se desarrollaba una intensa lucha por la tierra en Santander y entonces él había dejado de ser un jornalero para convertirse en un recuperador de tierras y como la ilusión de tener una parcela era una constante en nosotros, le dije a mi madre que me iba para donde mi padre a conocer y a ayudarle un poco. Fui, me amañé y me quedé, de tal manera que al reiniciarse las clases no volví a la escuela.
Esa decisión traería consecuencias que marcarían para siempre mi vida, pues es para esos tiempos que tengo las primeras noticias de la existencia de la guerrilla.
A uno la gente le hablaba de “la región”, le decían: “aquí la región no acepta ladrones, la región tampoco acepta matones”. Eso fue en un pueblito llamado Dos Hermanos. En una ocasión, se escuchó una balacera en el pueblito, ahí estaba el ejército y claro, la balacera fue enorme. Al día siguiente se escuchaban los rumores de que la guerrilla se había metido y había hecho y desecho; del caso comentaba toda la gente cualquier cantidad de cosas que iban de lo real a lo absurdo. Lo concreto fue que en Dos Hermanos había un cabo que le gustaba tomar trago, entonces dos guerrilleros vestidos con ropa civil se metieron, lo mataron y le quitaron el arma, una carabina M-2. Pero lo mejor del caso fue que eso se hizo cerca de la caceta comunal, donde había como treinta “chulos” con los cuales tuvieron que enfrentarse “los muchachos”. El cuento es que durante la acción a uno de los guerrilleros se le trabó la pistola y al cantinero lo abrazó para tratar de desarmarlo, por lo que el otro guerrillero luego de matar al cabo, quitarle la carabina y de paso poner fuera de acción al cantinero con un disparo que no lo mató, lo dejó lesionado de por vida y a cada rato le daban pataletas. A éste, la gente del pueblo lo recriminaba y lo trataba de sapo.
La población comentaba, en medio de supersticiones, que los guerrilleros estaban “rezados” o trabajaban con el diablo o sabían cosas raras para que no les entrara el plomo, porque al momento de retirarse lo hicieron por una calle amplia, y mientras uno corría hacia una esquina a protegerse, él que había cogido la carabina combatía como a cuarenta metros con los chulos, ahí, sin cubrirse ni nada, en la m mitad de la calle.
La gente comentaba que el guerrillero que se había echado plomo parado en la mitad de la calle había actuado con tenacidad en un momento en que ya estando a cubierta un niñito se atravesó en la vía, y entonces él se salió de la trinchera, corrió hacia donde el niño, y mientras el ejército disparaba lo había recogido y metido en una casa. Esto era lo que más mencionaba la gente, comentándolo como un acto heroico que generó mucha simpatía en la población.
Los guerrilleros finalmente se salieron del pueblo y no se supo más de ellos. Dejaron a la gente admirada, sorprendida y rodeada de un ambiente de misterio que era muy común luego de cada acción que hacían. De la guerrilla sólo se sabía porque sucedían ese tipo de cosas, pero conocer de ellos no era común.
Entonces, fíjate, esos sucesos influyeron mucho en mi; además, por esos días yo me había vuelto a vincular a la JUCO, a un centro que se llamaba “Abel Rodríguez”, nombre de un dirigente revolucionario guerrillero que había estado por esa región en tareas de organización y que le dieron vida al Partido Comunista y a la JUCO. Al hombre lo mataron y en su homenaje se le colocó el nombre a aquel centro de la organización juvenil revolucionaria.

- El Ingreso.
- J. S. Tú conociste a la JUCO en Santander y poco tiempo después tienes conocimiento de la guerrilla a partir de los hechos acontecidos en Dos Hermanos; bien, pero traemos la idea de tu vinculación a las FARC, de la forma como llegas a la organización. ¿Qué sucedió luego?

- S. A. Claro..., mira, lo importante de todo esto es lo que deja en mi conciencia. En verdad uno como que admira este tipo de cosas y se me fue creando una imagen de la guerrilla, que era gente muy osada a la que yo tenía que conocer. A mi me quedaron unos deseos inmensos por tener contacto directo con la guerrilla.

- J. S. ¿Dentro de las filas de la JUCO o por intermedio de tu papá que era del Partido Comunista, no habías tenido algún contacto con la guerrilla?

- S. A. No, no había ese tipo de contactos. Mi papá sí conocía de ellos; de eso me doy cuenta más adelante.
Yo vengo a tener un contacto directo con la guerrilla en 1.974, precisamente en la finquita que ya nosotros teníamos. Recuerdo que un día muy temprano los logré ver; les había cogido el día para llegar al sitio donde se quedaban habitualmente. Resulta que ahí en la finquita nuestra, en la tierra que habíamos recuperado, tenían un pequeño campamento dentro de un montecito el cual yo había visto y que resultó ser un “quemadero”, a orillas de un caño cercano al del que nosotros cogíamos el agua; yo me había percatado de unos sentaderos, de un caleteadero, pero no le había parado bolas, pues uno no andaba prevenido de nada.
Así, el día que conocí a los guerrilleros yo me había levantado en la mañanitica porque el perro mío, al que llamábamos Terror, salió latiendo como si fuera a morder a alguien. Me puse en pie y me dirigí hacia afuera, y claro, encontré a mi papá extendiéndole la mano a un hombre armado, vestido de verde oliva, con sombrero verde de pelo y un barbuquejo hecho con ramales de cubierta de machetilla. Con él iban otros con ese atuendo característico también.
Al ver esa cantidad de gente armada, inicialmente pensé que era la policía, aunque luego observé bien las botas, los equipos, en fin..., el estilo que tenían no era de policías; pero bueno, yo no sabía de la guerrilla sino los rumores misteriosos que manejaba la mayoría de la gente. Ahí, luego, ellos nos dieron una charla. Recuerdo que el guerrillero que nos habló fue asesinado una semana después; se llamaba Álvaro Valladares, y en homenaje a él crearíamos en la región un centro de la JUCO.
Con la charla que nos di Álvaro, quien era el comandante de esa comisión, comenzamos a tener mejor manejo de cómo se tenían que dar las relaciones con ellos, ya que nos recomendaron no decir a nadie que por ahí andaba la guerrilla, ni que habíamos visto nada. Todo tenía que ser muy clandestino. La guerrilla comenzó a tener más confianza en la casa, yo me fui compenetrando más con ellos y al mismo tiempo me dediqué con más ánimo a mi actividad como organizador de la Juventud Comunista.

- J. S. ¿En la charla con Álvaro sólo hablaron del manejo de las relaciones con ellos, con los guerrilleros?

- S. A. En parte fue sobre eso, pero el tema principal era la campaña electoral y la situación política por la que atravesaba el país. En ese momento estaban en campaña presidencial los candidatos de la oligarquía Álvaro Gómez Hurtado y Alfonso López Michelsen, y los compañeros se refirieron a eso. En la charla estuvieron también mi hermano, al que le llevo cuatro años, y mi hermanita menor. Todos nos convertimos posteriormente en “gariteros”. Así se les llamaba a los muchachos que le llevaban la comida a los guerrilleros al lugar donde se escondían.
Nosotros hacíamos esa labor con mucho cuidado, sin que se dieran cuenta otros recuperadores de tierra vecinos del rancho. Disimuladamente nos mandaba mi papá con la olla de comida por el caminito que conducía al caño, como haciendo ver que íbamos a coger agua. Esto no sucedió muchas veces, pero me dio la cobertura para dialogar con otro guerrillero al que llamaban Olimpo. Él me habló de cómo había sido el surgimiento de la guerrilla y me comenzó a motivar para que ingresara a filas.
En el año de 1.975 yo decido ingresar a la guerrilla -yo tenía 15 años- entonces le hago el planteamiento a la Dirección de la Juventud Comunista de Puerto Boyacá que era la que dirigía el trabajo juvenil en el que estaba incluido Puerto Guevara, que aunque estaba ubicado en jurisdicción del municipio de Cimitarra, departamento de Santander, allí el trabajo del Partido y el de la JUCO lo orientaba el Regional de Puerto Boyacá. La respuesta fue negativa; la JUCO no quería que el trabajo organizativo del cual yo participaba se fuera al suelo. Así que yo seguí impulsando el desarrollo de la organización juvenil y me integré a la lucha por la tierra. A medida que se hacían nuevas tomas de tierras se iban creando centros juveniles; fundamos el centro “José Romaña Mena” que fue un compañero dirigente del Partido y concejal por la Unión Nacional de Oposición (UNO) asesinado en Cimitarra. Entre otras cosas, el candidato presidencial de la UNO, era Hernando Echeverri Mejía.
Otros centros creados fueron: el “Josué Cabanzo” en memoria de otro concejal de Cimitarra que mataron después de Romaña; el centro “Tobías Lamus” en homenaje a otro miembro del Partido y concejal del municipio de Landázuri; el centro “Salvador Allende”, etc. Así fuimos expandiendo la JUCO y yo me fui proyectando como uno de sus dirigentes locales, pero eso sí mis relaciones con la guerrilla no se esfumaron, por el contrario, se fueron haciendo más intensas. En alguna ocasión conocí a un guerrillero que se llamaba Raúl, con quien logré entablar amistad y al que resolví pedirle mi ingreso a las filas de las FARC. En esos días la JUCO me había escogido para asistir a una Escuela Nacional de formación política en Bogotá. Mi papá andaba haciendo las vueltas con el Partido Comunista para lo de los viáticos del viaje, la estadía en Bogotá y todas esas vainas.
Cuando el regresó a la casa yo ya no estaba. El día que los guerrilleros me recogieron faltaban ocho días para irme al curso o escuela política. Eso no fue sencillo; ya transcurría el año 1.977.

- J. S. Hace un rato tú mencionabas que algunos centros de la JUCO tenían nombres de guerrilleros. Existía alguna relación entre la JUCO y la guerrilla, o era simpatía solamente?

- S. A. Mira, era un fenómeno algo raro, pues la relación en realidad si existía no obedecía a un vínculo formal. Pero pese a que la guerrilla no era algo que se conociera mucho públicamente, la simpatía de los jóvenes revolucionarios era muy especial, más cuando el movimiento armado hacía su trabajo propagandístico, ideológico y político en la juventud de esa región. La guerrilla distribuía propaganda que nos servía de material de estudio y nosotros aprovechábamos para de allí dictar charlas y conferencias a otros jóvenes y estudiantes. Además, estaba presente el nombre de Hernando González Acosta, un joven comunista que precisamente había muerto combatiendo en las FARC -un centro nuestro llevaba su nombre-, entonces bajo esas circunstancias, leyendo textos como “Cuadernos de Campaña” del comandante Manuel Marulanda, el “Diario de la Resistencia” del camarada Jacobo Arenas, con lideres como Hernando, con la presencia en la zona de los guerrilleros, sus combates con el ejército y la policía y muchos otros influjos, los jóvenes veíamos a las FARC como una proyecto grandiosa, y fue así como muchos de nosotros nos casamos con sus ideales para luego, con el paso de los días, ir a engrosar las filas del Cuarto Frente. Sí, casi todos ingresamos a las FARC; particularmente yo tenía una gran convicción que había sido nutrida además en una escuela de formación política regional a la que como preparación para la Escuela Nacional de Cuadros de la JUCO había sido delegado. En esa escuela, uno de los instructores, recuerdo, nos había dicho que cuando el espacio abierto para la acción política se nos cerraba, la única opción que quedaba era tomar el camino de la lucha armada, y el ejemplo para quienes tomaran esta determinación era el de Hernando González.

- J. S. ¿El ingreso te lo da Raúl?

- S. A. Le había pedido el ingreso a Raúl, pero no fue el quien me recogió; aún con lo buenas que eran mis relaciones con la guerrilla yo no sabía bien como era ese asunto del ingreso. Yo creía que a quien uno le pedía el ingreso, ese lo recogía y con él era que uno andaba. Pero no era así, a mi me fue a buscar un guerrillero al que llamaban Germán con otro camarada llamado Hermes. Ambos viven, Germán ahora se llama Pedro y Hermes es integrante del Estado Mayor del Bloque del Magdalena Medio. A Hermes ya lo conocía, éramos vecinos de la misma Región y además él era dirigente del Partido Comunista. Entonces ellos dos llegaron y me hablaron sobre el asunto del ingreso. Venían recogiendo otros ingresos y traían ya a otros muchachos también conocidos. Alberto y Bolívar se llamaban. Total, yo en ese momento como que dudo al no ver a Raúl en el grupo de los guerrilleros.
Ese día mi mamá estaba donde una vecina lavando la ropa; el caño se llamaba San Juan. Allá el agua era más abundante y había más comodidad que donde nosotros desde tiempos anteriores en que una quema que alguien hizo para cultivar había casi secado el cañito que pasaba por la casa. Entonces Germán llega y ahí estaba yo con mis hermanos, saludaron, me plantearon lo de mi ida. Yo quedé sin saber qué decir hasta que pensé: “bueno, al fin y al cabo yo mismo pedí el ingreso a las FARC, así que no importa quién venga a buscarme; tengo que irme”. Rápidamente alisté todo y le dije a mis hermanitos que fueran a llamar a mi mamá porque yo me iba para la guerrilla. ¡Te imaginarás cómo fue eso, se armó una catástrofe!
Mis hermanos se fueron llorando para donde mi mamá..., cuando al momento ya venía ella dando gritos. Yo tenía ya el maletín listo con lo que me dijeron que llevara: la ropa interior, mínimos útiles de aseo personal y una muda de ropa fuera de la que llevaría puesta.

- J. S. ¿Entonces se te formó un drama familiar?

- S. A. Sí, un drama familiar inmenso. Mi mamá me dice que ¿cómo así?, que por qué me voy, que mi papá qué irá a decir, que mis hermanitos cómo van a quedar..., y en fin, me dice muchas cosas para tratar de disuadirme. Ella también pertenecía al Partido Comunista y era presidente del Comité de Unión de Mujeres Demócratas de la Región, así que trató de convencerme diciéndome que pensara en el daño que le iba a hacer a la JUCO abandonando el trabajo organizativo. Ya en ese instante los guerrilleros se habían ido, no quisieron esperar a mi mamá porque imaginaban que iba a tener esa reacción, pues ellos la conocían bien, sabían que era una revolucionaria firme, pero que como a toda madre le golpearía que un hijo se le fuera para la guerra. La verdad es que era una situación incómoda para todos y por ello optaron por ir a esperarme a otra parte. Cuando mi mamá trataba de convencerme yo no tuve más palabras para hacerle cambiar de opinión y que aceptara mi decisión, así que lo único que se me ocurrió decirle fue “no, pues a mi me están esperando en tal parte, vaya a hablar con los muchachos”. Tocaba subir a una casa que estaba como a una hora y luego subir por una lomita otros 15 minutos. Ella, toda desesperada, subió fue corriendo acompañada de mis hermanitos y desde que llegó fue llorando y diciéndole a los guerrilleros que cómo así que me iban a llevar a mí precisamente, que eso no podía ser. Con esa situación así, entonces los guerrilleros me tiraron de nuevo la pelota a mí que estaba dialogando con la dueña de la casa, con su hija que se llamaba Luz, que también era de la JUCO, y con su hermano Alfonso con quien éramos muy buenos amigos. Él ingresó después y lo mataron al poco tiempo. Ese día me decía el muchacho “arranque hermano, eche p’alante que más atrás voy yo”. Entonces la señora de la casa, Dora se llamaba, también se puso a llorar. Fue entonces cuando me llamaron los guerrilleros y me dijeron delante de mi mamá: "ella plantea que mejor usted piense bien las cosas". Pero eso era como para apurarme a que me definiera sin titubeos y luego preguntaron que cuándo había pedido el ingreso, y claro, yo hacía dos años que había planteado el asunto, pero mi mamá no lo sabía, así que al enterarse de eso por mi propia boca lloró más y me dijo que como le podía haber hecho ese mal.
Claro, a los padres de uno les tiene que dar muy duro una situación de esas. Ellos saben o intuyen que la guerra es cuestión de vida o muerte, por lo que es apenas natural que ellos no quieran ese destino para sus hijos.
Finalmente los guerrilleros me dijeron “bueno, usted es el que define si ingresa o no, decídase”. Humj, y por el otro lado mi hermanita agarrándome de la correa y mi hermano de un brazo... y yo todo confundido: ¡qué dilema! Tomé ánimo y expresé: “bueno, yo les dije a ustedes que me iba y me voy”. Ellos dijeron que le reafirmara eso a mi mamá.

- J. S. ¿Tú no tenías bien meditada tu decisión?

- S. A. Sí, lo que pasaba era que por muy firmes que fuera las convicciones revolucionarias, ese mismo hecho de firmeza en los principio le siembra a uno un amor muy grande por la familia. Eso es todo un dilema porque uno no quisiera hacer sufrir a nadie, pero quiérase o no, al momento de tomar la determinación de la lucha guerrillera la mamá, el papá, los hermanos..., los que lo quieren y estiman a uno sufren mucho y eso no se puede evitar. Así que a mi me toca recurrir al argumento de la justeza de la lucha, de la palabra empeñada y del compromiso revolucionario.
A mi ya casi se me desgajaban las lágrimas, por lo que haciendo un gran esfuerzo para que la voz no me temblara mucho, le dije a mi mamá: "Mire, la decisión que he tomado ha sido precisamente porque ustedes mismos, con su vinculación a la lucha revolucionaria, son los que me han ido señalando cual es el camino a seguir. Yo voy a ingresar también porque durante todo éste tiempo he empeñado mi palabra al movimiento guerrillero y no voy a quedar mal ahora".
Eso cambió un poco las cosas y permitió que mi mamá accediera. Allí se presenta un detalle muy lindo y es el de que mi mamá me colocó mi primer nombre de guerra: Arley. Resulta que cuando ella se unió a mi papá y salió embarazada, él decía que si era niña se iba a llamar María Lilia en memoria a una hermanita de él que había muerto y, mi mamá, por el contrario decía que si era varón su nombre sería Arley. Total nací yo, ella tenía 17 años y él 18, y lo que sucedió fue que él terminó haciendo primar su opinión y me colocó el nombre de Abelardo, que entre otras cosas no es problema decirlo porque eso lo sabe hace muchos años el ejército. Ahí no valió que mi mamá ganara la apuesta de poner el nombre si el primer hijo era varón. Mi madre le refirió brevemente ésta historia a Hermes y él, como para darle más ánimo le dijo: “compañera, usted tendrá el honor de colocar el seudónimo de guerra a su hijo y él lo va a llevar con altura, con orgullo y cariño”. Ella, resignada, aceptó.
Luego de eso me llamaron aparte para decirme algo y fue entonces cuando yo me sentí ya un guerrillero. Hermes me preguntó que si conocía hacia determinado sitio por donde vivía un señor al que llamaban “Sangrenegra”, de apellido Hernández. Y claro, yo había caminado por toda esa región, por lo que dije que sí y enseguida me manifestaron los compañeros que yo sería el guía, la vanguardia, que nos despidiéramos y partiéramos.
Nos despedimos todos de cada uno de los allí presentes y cuando Germán dijo “nos vamos” se armó el llanto en toda esa casa, pues la gente de ahí me estimaba mucho y por eso la vaina se hizo más dura, muy sentimental; cuando abracé a mi mamá ahí sí se me salieron las lágrimas, más cuando observé a mi hermanita llorosa, aferrada a mi correa y a mi hermano también lamentándose y llorando. No me tocó más que llenarme de ánimo, despedirme e irme. Había que subir unos cien metros para perder de vista la casa y yo apresuré el paso. Esos cien metros se me hicieron interminables, trataba de devorarlos rápido mientras escuchaba los gritos de mi mamá y de mis hermanos. Cuando llegué al punto donde debía comenzar a descender no tuve valor para mirar atrás. Sólo cuando dejé de escuchar el llanto de mi familia me tranquilicé un poco y se me fue quitando la impresión que tenía.
Ese día llegamos a la casa del llamado “Sangrenegra” y al día siguiente muy temprano nos dirigimos hacia otro lugar, pero siempre enrutados camino a la montaña... ¡Comenzaba mi vida como guerrillero!

- Las Primeras Experiencias:
- J. S. Cuando se emprenden nuevos caminos, desde el principio se presentan, naturalmente, las nuevas experiencias que van acumulándose en la conciencia del individuo y moldeando su personalidad para su marcha por el destino. ¿Cuáles son los acontecimientos de aquellos días que más recuerdas y que influyeron en tu formación como guerrillero?

- S. A. En aquella primera marcha de mis primeros días de guerrillero ingresó otro muchacho que era amigo mío. Él estaba trabajando en una finca y la comisión de Hermes y Germán lo buscó para que nos explicara una ruta. Lo abordaron y le dijeron: “hermano, ¿usted no conoce una trocha que va a la Chisposa?”. “Claro –dijo-, pero por donde ustedes van tomando camino queda muy lejos. Por aquí cerca hay otra trocha por donde se va más rápida. Yo tengo que pasar por ahí y los puedo guiar”. Nos fuimos y como yo seguía a la vanguardia me fui un poquito detrás de Carlos que era como se llamaba el muchacho. En el camino me preguntó que si era que yo había ingresado a la guerrilla. Como éramos amigos yo no dudé en decirle que sí y entonces él se emocionó por completo y me dijo: “pero cómo así que usted no me había dicho nada y ya se va”. “Claro, yo ingresé hermano”. Resulta que yo con él había hablado para armar un centro de la Juventud Comunista y para esos días estábamos por estructurarlo, así que al verme a mí camino a la guerrilla como que se entusiasmo del todo: “yo también voy a ingresar”. “Bueno, le dije, hable con Hermes o con Germán que son los mandos”. Efectivamente, más adelante habló con ellos y como estaban en reclutamiento y el muchacho era no sólo conocido sino amigo mío enseguida lo reclutaron.
Ése mismo día me tocó dar a mí la primera charla como guerrillero. Resulta que donde llegamos era la casa de los padres del reemplazante -segundo al mando- del Cuarto Frente, de Mario Gómez. Me llamaron y me dijeron que me preparara para que diera una charlita política en la noche. Me orientaron que debía hablar presentando primero un saludo a nombre del Cuarto Frente de las FARC...

- J. S. ¿Ya estabas involucrado totalmente?

- S. A. Claro..., Ya p’trás ni p’a coger impulso. Esa fue mi primera experiencia de una charla guerrillera apenas a los dos días de haber ingresado. Comenzaba a poner en práctica el más común y efectivo procedimiento de contacto y compenetración entre guerrilla y masas.

- J. S. ¿Por la experiencia que tenías de la escuela comunista me imagino que no se te hizo muy difícil?

- S. A. No, no se me hizo muy complicado; hablé ahí fundamentalmente de lo que más dominaba que eran aspectos concernientes al Paro Cívico de 1.977. En concreto dije que el paro era contra el "mandato caro", porque como estaba gobernando López Michelsen y su lema era el “Mandato Claro” nosotros le desfigurábamos la palabra en nuestro trabajo de agitación para desprestigiar al gobierno. También toqué algunos aspectos sobre la lucha armada, pero como yo no tenía mucho conocimiento del tema tomó la palabra Hermes, y él si, con mucha claridad, tiró toda la línea, porque entre otras cosas había hecho un curso nacional del Partido Comunista antes de ingresar y eso le daba cierto manejo de los asuntos políticos. El hombre tenía una buena formación en este sentido.
Ése día quedé muy motivado por que pensé que la vaina estaba como buena, uno como que había llegado a contribuir en algo a la organización, a aportar de verdad al proceso.
De allí continuamos la marcha hacia la Chisposa y luego proseguimos hacia un lugar que se llama “Cabecera de la Corcobada”.

- J. S. ¿Me estás hablando del departamento de Santander?

.- S. A. Sí, del Santander. Ahí recogimos otros dos muchachos; a uno lo llamamos Fabián y al otro, por iniciativa mía, le colocamos como se llamaba un primo mío, Élder. El mismo Hermes me había dicho que definiera el nombre del muchacho y yo inmediatamente le había dicho que le colocáramos Elder. Y listo, así le colocaron. Yo creí que ya estaba definido el asunto, pero cuando llegamos a donde estaba otro grupo de guerrilleros comenzó la mamadera de gallo; todos, como habiéndose puesto de acuerdo, comenzaron a llamarlo no Élder sino Élver; pero además le agregaron apellido y entonces lo llamaban era Elvergonzales. Así, bien junticos y resaltaditos el nombre y el apellido. Y claro, esto le daba rabia al hombre, así que le hicieron cambiar el nombre por Florentino. Esa fue mi primera “frustración” (risas).
A los dos días de ingresar las vainas se pusieron bien duras porque hasta ese momento no habíamos pasado situaciones muy incómodas, pues se dormía en las casitas de los campesinos, bien abrigaditos; Pero a partir de la tercera noche dormimos en el monte y fue entonces cuando me di cuenta de que la vaina era en serio, que la vida guerrillera no era cómoda: primero que todo nos tocó marchar en medio de un palo de aguacero; además, no había sino dos carpas de techo y nosotros ya íbamos ocho: Hermes, Germán, Alberto, Bolívar, Fabián, Élder -ya rebautizado como Florentino-, Edelfín y yo, así que para marchar y dormir nos tocaba compartirlas. Cuando parábamos la marcha, ya entrada la noche, a los que tenían hamaca que eran sólo tres (Germán, Hermes y Alberto), les tocaba “camburiar” (colgar e los mismos palos una hamaca debajo de otra a cierta distancia mínima), bajo una misma carpa. El resto, cinco en total, nos metíamos a dormir en el suelo. Nos tocaba hacer cama tendiendo rastrojo mojado como para no tener que tirarnos sobre el sólo barro; sin embargo el agua nos seguía cayendo y eso, hermano, inundó la caleta, ¡Hijueputa! y ahí si me di cuenta de que estaba en la guerrilla. Prestábamos el servicio de la guardia mojándonos, todos, pues no había turno en el que no lloviera.
A la mañana siguiente, sin embargo, nos levantamos con mucho ánimo, nos bañamos para quitarnos el barro y pusimos a secar las cosas en un potrero. Luego seguimos la marcha hasta el campamento. Llegamos ese mismo día. Allí conocí al camarada FRANCO, que era el comandante del Cuarto Frente. De él había escuchado hablar por toda la región; la gente hablaba de “El Cucho”, de Franco, con mucha familiaridad, como si todos lo conocieran. En las noticias radiales, también, varias veces se escuchó que el ejército tenía cercado al “Teniente Franco”.

- J. S. ¿Así lo llamaban, “Teniente Franco”? Háblame un poco más de él.

- S. A. Sí, la radio dijo varias veces que el ejército tenía cercado al “Teniente Franco”. Alguna vez, incluso, oímos la noticia de que lo habían matado.
El día que arribamos al campamento un hombre gordo llegó al patio de formación y nos saludó a todos. Todavía yo desconocía que era Franco, pero al ratico me di cuenta que era él, el comandante. En esos días también conocí a Ricardo, y te voy a contar esta anécdota: resulta que algún tiempo después de mi ingreso, en el Magdalena Medio se escuchaba hablar de Ricardo Franco como si se tratara de una misma persona, pero eso no es correcto; Franco era uno, el comandante del Frente, como ya te dije, y Ricardo era el tercero al mando. La confusión la generó el ejército, los militares, que creían que Ricardo Franco era el nombre del comandante del Cuarto Frente. Ese error transcendió a la población civil y llegó a ser tan generalizada la equivocación y la fuerza de la costumbre tan jodida que esto se impuso y aún hoy día mucha gente, inclusive guerrilleros antiguos en las FARC, desconocen la verdad y la historia de cómo se modificó el nombre de Franco. Es más, el Cuarto Frente de las FARC llegó a tomar por nombre el de Ricardo Franco.

-J. S. Interesante aclarar esto; éste testimonio tuyo tiene un gran valor. Y bien, continuemos. ¿Ustedes llegan con sus nombres de guerra, nadie se conocía entre si el nombre civil?

- S. A. Ahí nos encontramos con otros ingresos, porque eso fue un reclutamiento que hizo el cuarto Frente en toda la región, así que algunos nos conocíamos de tiempo atrás, pero otros era la primera vez que nos veíamos y es por ésta razón que no todos sabíamos los nombres civiles. Los muchachos que llegaron antes que nosotros, unos días antes, se llamaban ya por su nombre de guerra: Julio, Gladys, Erasmo, Franklin, Omar..., entre otros. Algunos de una región que llaman El Marfil y otros de Caño Negro, en Boyacá.
En total éramos once ingresos a los que nos decían “petos”, apodo con que se denominaba antes a los guerrilleros nuevos.
A un guerrillero llamado Aldemar lo pusieron a que le diera a la “petamenta”, a nosotros, instrucción de orden cerrado. Esa era una tarea de todo el día, lloviera o tronara, no importaba el estado del tiempo, nuestra tarea era “boliar” codo, o sea marchar, girar, correr, trotar, hacer gimnasia, etc.
Hermano, una de las vainas que yo no sabía era ranchar, cocinar, ya que en la casa escasamente había hecho una que otra agua e’panelita caliente, pero eso de hacer arroz, cocinar frijoles, preparar pasta, lentejas..., de eso si no sabía ni mierda. Yo formaba en la segunda escuadra, atrás de la primera - ahí había guerrilleros antiguos y “petos”- y esto me permitía esconderme detrás de un guerrillero grandulón que formaba adelante; cuando al ranchero lo escogían lo sacaban mirando a la gente en la formación, así que yo me le escondía al mando detrás del grandulón para que no me fuera a tocar la rancha. Yo mismo me decía cuando escogían a otro: “!no joda, estoy de buenas!”, y no era porque me diera flojera, pereza, desempeñar esa tarea, lo que me daba era miedo, temor a hacer las cosas mal. Pero, hijueputa, ese fue mi peor error porque no aprendí a cocinar allí donde llegamos los nuevos a aprender y en donde se podía superar con menos dificultad esas deficiencias; entonces, lo vine a hacer cuando nos sacaron a hacer las primeras prácticas de “orden abierto”; es decir, cuando salimos a marchar por los montes, a hacer simulacros de asaltos, emboscadas, para ver cómo reaccionaba uno y toda esa vaina. Resulta que en esas me nombraron ranchero y tenía que hacer la comida en el rastrojo, pues estábamos era en curso y así era como debía ser. ¡Imagínate!, cuando llegamos a ese sitio acababa de llover y la leña, claro, estaba más mojada que el carajo. Para colmo de males se desató otro palo de lluvia que terminó de joder la leñita que se conseguía. El aguacero no paró en toda la noche. Además, cuando guindé la hamaca que ya me habían dotado, por tener una carpa de techo muy pequeña el agua me chispeaba y me mojó todo. Casi no pude dormir las primeras horas de la noche, que entre otras cosas eran las únicas que tenía para medio descansar hasta la hora de levantarme para ranchar. No dormí mejor dicho nada, la mojada y el frío no me dejaron pegar ojo. Yo había pedido que me levantaran a las 01:00 para empezar a hacer el desayuno. Eso sorprendió a los otros guerrilleros quienes me decían: “Huy hermano, ¿a la una de la mañana?, ¿a esa hora se va a levantar sólo para hacer ese desayunito?”. Lo que iba a preparar era arroz, lentejas y chocolate. Los guerrilleros todos sorprendidos en serio unos y otros mamando gallo continuaban con el mismo tema, molestándome por la hora de la levantada: “Huy hermano…, ¿a la una?, ¿y para no más de hacer un chocolatico con arroz?”. Pero yo si pensaba que ranchar era muy difícil. Así que, total, me levanté en medio de tremendo aguacero a prender el fogón, y lo que me encuentro es que ahí en el sitio de prenderlo lo que había era agua y que la leña se había mojado todavía más.
Yo no sabía prender un fogón y mucho menos en un sitio todo encharcada y la leña mojada. Pasaba el tiempo y yo nada que podía hacer candela; lo que sentía era que yo no servía para una mierda. Estaba en esas cuando llegó una guerrillera...

- J. S. ¿Ella se levanto a ayudarte?

- S. A. No, no, a ella le tocaba el quinto turno de guardia, de 02:00 a 04:00 de la mañana, y pasó por ahí y me dijo: “¿usted a qué horas se levantó?”. Le dije que a la una. Imagínate, ya eran las dos de la madrugada. Entonces me miró haciéndome una mueca de reproche diciéndome: ¿y no ha prendido ni el fogón todavía?... no, no, no, usted está en nada...”

- J. S. ¿Ella sabía que tú eras “peto”?

- S. A. Claro, ella sabía, y pasó por la rancha fue a pedir tinto...; y yo con esa vergüenza hermano. Entonces ella fue y recibió la guardia como relevante y volvió al ratico, como a los veinte minutos, -yo seguía tratando de prender el fogón, todo lloroso por el humo- y me dijo: “¿sabe qué?, le voy a conseguir una vela, yo tengo velas en el equipo; le voy a traer una”. Yo había ya gastado una vela que el ecónomo me había dado precisamente para la prendida del fogón. Sin embargo, no le dije nada, así que se fue por la vela, regresó y me dijo entregándome la vela: “tenga, préndalo con esto”. Seguí intentando, pero nada, no di p’a prenderlo. Cuando faltaban como cuarenta minutos para que ella entregara el puesto al siguiente guerrillero en turno me dijo: “¿sabe qué?, deje esa vaina así que yo voy a entregar la guardia y le ayudo”. Claro, cuando regresó me ayudó a rajar la leña, a cortarla y dejarla amontonada. Luego buscó unos palos que ya tenía vistos por ahí y me dijo: “estos palos córtelos por la mitad, haga unos trocitos pequeñitos y póngalos debajo de la carpa esa”. Bueno, eso hice, un poco más tranquilo porque antes estaba ofuscado y apenado. Ella a cada ratico me decía: “pilas, ranchero colgador, que el guardia tiene frío y quiere tomar café caliente”. Y yo con esa vergüenza tan grande. Cuando vio que definitivamente yo no pude, cogió ella misma la vela, la leña, todo..., y me enseñó hermano. Pues claro, resulta que yo quería prender esa vaina en el suelo húmedo y eso así sí es imposible. Ella tomó los palos que yo rajé y los colocó en el suelo mojado; o sea que cubrió el piso con ellos..., hizo un pisito de leña y encima de él fue que prendió el fogón. !No joda, tan sencillo y a mi no se me ocurrió! Ahí sí, eso hizo candela rápido. Ya eran como las cuatro y treinta, entonces puso a hervir agua, le echó las panelas que me habían dado para que hiciera el café y el chocolate y cuando hirvió el agua e’panela la dividió en dos ollas, en una echó café y en la otra el chocolate y rápido, muy rápido, los dejó listos. Cuando los guerrilleros se levantaron y pasaron a tomar el tinto ya casi estaban las lentejas, y el arroz ya estaba sobre las brazas acabándose de secar. Naturalmente que yo estaba todo sorprendido y le dije: “¡Huy, pero usted hace las cosas como haciendo magia!”

- De lo Ideal a lo Real:
- J. S. Tuviste tus experiencias como primiparo; llegas y comienzas a ver el mundo real, lo que verdaderamente es la cotidianidad de la guerrilla en la práctica; ¿qué diferencias encuentras entre lo que tú creías que era la guerrilla y la realidad que ves?

- S. A. Yo pensaba que la guerrilla era para estar peleando permanentemente, o que el ejército lo mantenía a uno perseguido, pero ni una cosa ni la otra. Ni a diario la guerrilla está peleando, ni a diario el ejército está buscando a la guerrilla; o mejor dicho, de pronto pues si había un asedio general constante del ejército, pero por la misma dinámica y táctica que reviste la guerra de guerrillas, donde hay cierto control de áreas y de masas, es muy difícil que el enemigo pueda estar constantemente sobre nosotros, no le es fácil al ejército tenernos ubicados con precisión en un lugar específico, determinado, todo el tiempo.

Otra cosa tiene que ver con el trato que los guerrilleros se dan entre si. Me imaginaba que no había ningún tipo de discordia entre ellos; y eso me lo imaginé al ver el trato tan especial que siempre tienen los combatientes con la población. Resulta entonces que, si bien hay fraternidad, en medio de ella hay discusiones, críticas fuertes, etc.
Otras cosas coincidían con la idea que traía de la vida civil, pero la realidad siempre desborda lo que uno se imagina, como por ejemplo lo dura que es la vida guerrillera y los sacrificios que hay que hacer.
Otros aspectos me eran totalmente extraños: yo no me imaginaba cómo se dormía en la guerrilla..., que la utilización de la hamaca, que el toldillo, que la carpa de techo..., cosas que lo acondicionan a uno para la vida aquí en el monte y eso le sirve a uno para toda la vida; eso lo va a uno curtiendo y acondicionando para el rigor de esta vida, para la lucha.
Fíjate, el mismo día aquel en que me tocó ranchar por primera vez, conocí a Ricardo -¿recuerdas?, ya te hablé de él-; bueno, el camarada Ricardo mandó a formar a todos los guerrilleros que estábamos ahí, a los nuevos ingresos y a los antiguos, y como estábamos revueltos en las dos escuadras nos clasificó: los “petos” adelante y los otros atrás, e inmediatamente dio voces de mando con tono fuerte: “¡atención..., fir!, ¡a discreción!”; y lo hacía de una manera enérgica, parecía como si estuviera dando las voces de mando con enojo, pero no era eso, sino que su estilo era así, era muy enfático; lo ponía a uno a temblar, y de esa manera comenzó a hablarnos: “ustedes se han definido por el camino de la guerrilla...”; luego nos habló de los problemas del país y nos dijo finalmente: “todo aquel que ha decidido dar este paso, el de convertirse en miembro de las filas de las FARC, debe tener en cuenta que es hasta la muerte”. Eso lo decía de una manera tajante que lo ponía a uno expectante, como en inquietud, a pensar realmente si la decisión tomada era o no por convencimiento; y al mismo tiempo como impresionado, como con una electricidad en todo el cuerpo. Yo estaba un poco nervioso por toda la novedad del asunto, por que de pronto no fuera a dar la talla, etc. Luego dijo: “bueno, entonces, hasta hoy cualquiera que recuerde el agua e’panelita de la casa, tiene la posibilidad de regresarse; el que no se sienta capaz, el que sienta que no tiene las condiciones que exige la lucha revolucionaria en la guerrilla de un paso al frente!”. Y se movía p’a lado y lado, mirándonos a todos uno por uno en la formación. De verdad que se sentía que ese era un momento en el que había que tomar una determinación en serio, muy en serio. Entonces hubo un compañero que dio el paso al frente -se llamaba Omar, yo estaba al lado de ese muchacho y, entre otras cosas, aún desarmado. Entonces Ricardo peguntó en el acto: “¿quién otro? Si de todos los que hay aquí no se va ningún otro, mejor. ¿Ya los demás lo pensaron bien?, pónganse firmes si lo pensaron bien”. Todos los de la escuadra de “petos” zapateamos colocándonos firmes. El dio la vuelta y nuevamente preguntó: “¿no hay más nadie?”, y me miró a los ojos. Yo era el más joven y seguro que por eso me preguntó: “¿usted qué, sigue o no sigue?”, y de inmediato le respondí que sí; “yo sigo”, le dije. Pero después que dije yo sigo, entonces caí en cuenta que la había embarrado porque no dije “yo sigo camarada”. Así debí haber respondido por cortesía, según nos habían explicado desde el principio; pero ya para que, cuando hice mi reflexión era tarde, le había contestado de una manera no adecuada a mi superior. Eso fue producto seguramente del susto mismo que yo tenía.
Afortunadamente el camarada Ricardo esto lo pasó por alto, y yo, enredado en mi inexperiencia, ya estaba pensando era en el almuerzo que debía hacer. Así que además de asustado estaba preocupado: “! no joda, ¿y el almuerzo?, pensaba! Quien sabe a qué horas irá a estar”. “No joda -me decía a mi mismo- y con este camarada que se ve que es tan drástico. ¿Qué me irá a decir si sale tarde el almuerzo?”
Pero que va..., todo transcurrió en calma; me dijo: “salga de la formación y recíbale la escopeta al compañero que se va”, y enseguida hizo una arenga larga felicitando la determinación de los que nos quedábamos y en el mismo contexto le preguntó al muchacho que se iba qué hacía, que en qué trabajaba antes del ingreso, y el muchacho le contestó que era ordeñador y que por ahí boleaba machete al contrato. Entonces Ricardo, que ya sabía eso de antemano, le dijo que bien, que era mejor que tomara su decisión con calma, que siguiera pensando y que las filas de las FARC estaban abiertas para cuando tomara la decisión de romper con la explotación y vincularse a la lucha...
Al muchacho, finalmente, le dieron algunos víveres, los pasajes y dos acompañante para que lo llevaran de regreso para donde su familia que era de por ahí cerca, gente conocida, apoyos de la guerrilla.
A mi me entregaron la escopeta que portaba Omar -así se llamaba el muchacho que no continuó en filas-; era una “16” de un sólo tiro. En esos tiempos armas de esa clase eran las que más abundaban. De igual manera los fusiles perilla y otras armas que habían sido recuperadas a la policía en combates, como carabinas M-1, pero que eran muy pocas y fundamentalmente las portaban los mandos y los muchachos de más experiencia. En ese entonces los guerrilleros que andaban en esa zona no tenían fusiles automáticos ni armas como las que cargamos ahora. El ejército si cargaba fusiles G-3. Precisamente en esos días se recupero un fusil de esos.
Pero volviendo un poco atrás en el relato, ese día, después que Ricardo retiró la gente de la formación, hubo un acto de muy bonito, como de mucha trascendencia para los que éramos recién llegados: los camaradas más antiguos, a los que habíamos dicho que seguíamos, nos abrazaron, nos dieron la mano, nos desearon suerte y comenzaron a tratarnos más en confianza. Eso si, en menos de una hora ya estábamos con el equipo al hombro, listos para emprender la marcha hacia Cundinamarca. Mejor dicho, eso pasamos de un lugar a otro rapidito; yo por ejemplo, ingresé en Santander y cuando se nos preguntó que si nos devolvíamos para la casa o si seguíamos en la guerrilla, estábamos ya en una región de Boyacá...; de ahí salimos para Cundinamarca a una unidad de orden público, o sea a una unidad de combate que tenía sus propios espacios para la formación de los nuevos.

- J. S. Tú me hablas del ingreso en Santander, después pasas a Boyacá y luego a Cundinamarca. ¿Ustedes no tenían un estacionamiento fijo, no tenían un campamento central de concentración; en todo momento la movilidad era así, constante?

- S. A. La verdad es que en el lugar donde me tocó ranchar por vez primera duramos como ocho días y medio estacionados mientras nos daban nuestra dotación: hamaca, carpa, equipo..., etc. Inmediatamente después que nos entregaron esos implementos a todos, salimos completamente móviles por las montañas de Boyacá y Santander.

- Los Partos de las FARC:
- J. S. Cuántos Frentes guerrilleros integran en ese momento las FARC?

- S. A. En ese momento las FARC tenían siete Frentes. El Primero era el que algunos denominaban el “Frente de la Agricultura” que era, pues, donde se cultivaba. Eso quedaba por allá entre El Pato y Guayabero, pero con territorio fundamentalmente en El Pato.
El Segundo Frente operaba por el Huila. El Tercero operaba por el Caquetá. El Cuarto estaba ubicado por el Magdalena Medio fundamentalmente. El Quinto en Urabá. El Sexto en el Valle y Cauca y el Séptimo operaba en el Meta, en los Llanos Orientales.

- J. S. ¿Tú estabas en el Cuarto Frente?

- S. A. Yo estaba en el Cuarto Frente, correcto.

- J. S. ¿Cuántos años permaneciste allí?

- S. A. Permanecí exactamente siete años.

- J. S. ¿Cuáles son los hitos más importantes de tu vida guerrillera durante tu permanencia en el Cuarto Frente?

- S. A. Primero que todo, en ese tiempo, como ingresé tan joven a la guerrilla, fui pasando por la metamorfosis que viven muchos guerrilleros cuando llegan a filas; primero llegué muy tímido, de pronto influido por la crianza que me habían dado mis padres. Posteriormente, cuando adquirí un poquito de confianza en la Organización, entonces, sinceramente lo que vino fue que me convertí en un guerrillero indisciplinado. En esa condición duré por un espacio de unos cuatro años, durante los cuales muchos compañeros que habían ingresado posteriormente a mí se fueron convirtiendo en mandos; y aunque yo cumplía ya el requisito de tener dos años en filas para ser comandante, yo no pasaba de ranchar y prestar el servicio de la guardia.
Definitivamente Ricardo fue uno de los que más me hizo caer en cuenta de que yo realmente estaba desperdiciándome. Hubo un momento en que él mismo me hizo estrellar con algunas realidades, me hizo ver el problema grave de indisciplina que me estaba afectando; me lo fue haciendo ver de manera práctica, como escarmentándome para hacerme reflexionar. Por ejemplo, recuerdo una anécdota: una vez estábamos en una unidad con él y yo me estaba portando pésimo. Entonces sucedió que en esos días hubo una “reunión de célula”, y entre las propuestas de los guerrilleros para conformar la dirección del organismo político estaba mi nombre y el de Pastor Alape, actualmente integrante del Secretariado de las FARC. Nos postularon en una misma plancha, y el primero que se opuso fue Ricardo. No permitió que fuéramos secretarios de la célula porque, según él, no reuníamos los méritos para ejercer esa responsabilidad.
Cosas como esa me fueron estrellando. Luego vinieron las charlas personales que Ricardo fue teniendo conmigo alrededor del tema. Anteriormente las había tenido, pero yo no les había prestado atención, hasta que poco a poco fui recapacitando y cayendo en cuenta de que realmente aquí en la guerrilla uno tiene que asumir una buena conducta para poder ayudar a echar hacia adelante el proceso. Entonces me propuse cambiar. El mismo Ricardo, más tarde, fue quien me dio la primera oportunidad de ejercer funciones de mando, y eso me colocó en el compromiso de ir cambiando totalmente mi comportamiento y me condujo a asumir una conducta madura, responsable, que me sirvió de mucho, al punto que cuando se realizó la Séptima Conferencia Nacional de Guerrilleros de las FARC fui uno de los delegados del Cuarto Frente postulado por todos los guerrilleros quienes, además, me propusieron para ser Comandante de Escuadra. La Conferencia me otorgó ese grado militar, eso fue en 1.982, y desde entonces seguí en la misma tónica de buen comportamiento y volví al Frente ejercer como mando medio en diferentes responsabilidades. Estuve en misiones organizativas y de combate. Eso se da en 1.983, porque en 1.982 estuve en un trabajo de penetración en la serranía de Perijá y en un curso de cadetes en el Secretariado que fue dictado por nuestro Comandante en Jefe Manuel Marulanda Vélez.
En 1.984 se realizó otro desdoblamiento del Cuarto Frente para conformar el Frente 24, esto en concreción de unas tareas que había dejado la Séptima Conferencia. Entonces a mí me colocaron como tercero al mando del nuevo Frente.

- J. S. Entonces, se podría decir que éste proceso que se produce en ti, el del tránsito de ser un guerrillero indisciplinado a ser un guerrillero que comienza a jugar su papel dirigente, sería el acontecimiento de mayor trascendencia en tu vida, en ese período.

- S. A. Sí, porque es que antes de éste tránsito yo sí cumplía tareas del movimiento, eran tareas importantes también, porque aquí en la guerrilla cualquier tarea por elemental que sea se valora mucho, pero es que después de eso yo comencé a realizar fue tareas de mayor alcance, de mayor calibre. Dentro de esas, por ejemplo, me tocó reemplazar a Tomás Lince -después de la Séptima Conferencia- en el trabajo de crear condiciones para extender la guerrilla hacia la serranía de Perijá. En eso, inicialmente, estuvo Tomás. Luego el fue trasladado a otra misión; Tomás estuvo en Valledupar, en Chiriguaná, Codazzi..., y otras poblaciones menores. Posteriormente llegué yo a recibirle ese trabajo unos días después de la Séptima Conferencia.

- J. S. ¿Tienes algún balance de ese período?

- S. A. Un balance…, sí. Quizás una valoración particular más bien. Uno se pone hoy a analizar ese trabajo inicialmente incipiente de aquella época, al ver que ya opera ampliamente la guerrilla, pues uno nota que toda labor hecha con esmero tiene sus frutos; para éste caso son el producto de una tarea ardua que se hizo entre 1.982 y 1.983 que hoy muestra resultados de gran importancia para el avance del proceso insurreccional en general. De aquello se derivarán nuevos desdoblamientos, crecimiento desarrollo.

- J. S. Tú manifiestas que cuando ingresaste existían siete Frentes. Hoy las FARC-EP cuentan con varias decenas de Frentes, con Bloques y otras estructuras. Tú haz hecho parte de la organización durante desde que las FARC tenía siete Frentes. ¿Cómo opera el fenómeno de surgimiento de los Frentes?

- S. A. Bueno, es el año de 1.979 cuando yo me voy dando cuenta de cómo opera la cosa; eso porque en la práctica comenzamos a vivir el fenómeno en el Cuarto Frente. En ese tiempo suceden varios hechos que cambiarían la dimensión y características de la guerrilla en el Magdalena Medio. Dentro de esas, la muerte del camarada Franco en un absurdo accidente con una granada que al parecer había sido preparada por el enemigo. Eso no está muy claro pero sí, de todas maneras, hay una firme sospecha de que el ejército tuvo que ver con el hecho. La muerte del camarada Franco se da en un momento en que están reunidos todos los mandos de mayor jerarquía del Cuarto Frente, que para entonces eran muchos. El Estado Mayor y los mandos medios de mayor jerarquía se congregaron para sacar los Estados Mayores de los Frentes que se iban a sacar del desdoblamiento del Cuarto Frente.
A pesar de haber fallecido Franco se adelantó el desdoblamiento, que es un proceso en el que efectivamente se divide el número de unidades y mandos, atendiendo a un plan de penetración, control de áreas..., crecimiento y desarrollo cuantitativo y cualitativo en general. De tal manera que la división sólo se da como procedimiento multiplicante; ella se produce cuando un Frente o grupo de Frentes han crecido y generado condiciones de desarrollo interno como para poder “parir” una nueva estructura o estructuras, que a su tiempo volverán a hacer lo mismo.
Con la muerte de Franco el camarada Mario Gómez, quien era el segundo al mando, continúa la reunión para concretar las orientaciones del Secretariado Nacional de las FARC. Digo esto porque es que las decisiones de éste tipo se dan es con el visto bueno de la Dirección Nacional de la Organización.
De aquella reunión sale la constitución de los Frentes Noveno, Once y Doce. En el caso del Décimo, el Secretariado había definido constituirlo en Arauca; allá había que crear condiciones materiales y humanas para lo cual destacaron unidades de varios Frentes, entre las que se incluyeron también algunas del cuarto Frente.
Por otro lado, el Octavo frente había surgido del desdoblamiento del Sexto frente. Y los Frentes Trece, Catorce y Quince salen del Tercero. Del Séptimo salió el Frente 16.
Todo esto se hizo antes de 1.982. Cuando se produce la Séptima Conferencia, a ella llegamos con 16 frentes y lógicamente que quienes estábamos dentro de la Organización notamos un gran avance, pues particularmente yo había ingresado habiendo siete Frentes, y llegar a 16 era bastante, y claro, algo muy satisfactorio.
Entonces, insisto en que el pasar de 7 a 16 Frentes no es un simple procedimiento de división del grueso guerrillero; el fenómeno sí implica una material división, pero a partir de una situación de desarrollo en la que se reparten unidades, mandos y áreas, etc. tanto de dominio existente como de penetración pendiente, con un propósito multiplicador. De tal manera que cuando se procedía a un desdoblamiento, eso obedecía a que fundamentalmente se habían dado condiciones que habían sido creadas en la medida en que los Frentes venían dando cumplimiento a sus planes de trabajo. Ahí iban saliendo nuevos cuadros dirigentes que -en la medida en que un Frente tenía un área muy grande bajo su influencia o dominio- se hacían responsables del trabajo en esas áreas. Por ejemplo, el Cuarto Frente, en ese entonces, operaba por Santander y, siendo este un departamento grande, tenía una columna ubicada en el Opón, tenía otra que operaba en Antioquia, por los lados de Puerto Berrío, Yondó, Remedios, Segovia, Yolombó, etc. Había otra compañía que operaba en Cundinamarca y otra que operaba en Boyacá. Otra lo hacía entre Caldas, Norte del Tolima y parte de Antioquia. Entonces esa disposición por áreas se tomó como base para que los mandos que estaban encargadas de dichas áreas y trabajos se colocaran en las direcciones de los nuevos Frentes guerrilleros. Por ejemplo, Mario Gómez, que estaba en la unidad que andaba por Caldas fue promovido como comandante del nuevo Frente, por aquellos tiempos. Alonso Cortez, que era el comandante de la columna del Opón, pasó a ser el comandante del Doce Frente. Esteban, que era el comandante de las unidades que estaban por Santander y Boyacá, se convirtió en el comandante del Once Frente. Y Ricardo, que era el comandante de la unidad que estaba en Antioquia, específicamente, quedó como comandante del Cuarto Frente, al cual le asignaron nuevamente Antioquia como área de operaciones.
El camarada Franco ya había muerto, pero por la confusión de la que te hablé, siempre se decía que había muerto Ricardo Franco, siendo dos personas diferentes. El viejo Franco se había cambiado el nombre por el de Salvador, y al momento de su muerte tenía otro nombre, el de Alfonso. Él se había cambiado el nombre para penetrar esa zona de Antioquia en la que estábamos. A pesar de aquello, a él le siguieron conociendo con el nombre de Franco, y se siguió confundiendo su nombre y su persona con el nombre y la persona de Ricardo. Por ello, este se cambió el nombre también, se puso elm nombre Tabares.

- J. S. ¿Tú me estás hablando de que época; cuándo muere Franco exactamente?

- S. A. Te estoy hablando de 1.979. Él muere en ese año, a finales de noviembre.
Te aclaro algo más con respecto a los desdoblamientos. Estos no son un acto mecánico. El proceso que se produce, en algunos casos genera ciertos traumas. Específicamente en el caso del Cuarto Frente, el cual era muy grande, acostumbrado a realizar acciones militares también grandes y a pelear por lo menos 3 ó 4 veces al año, se dio una disminución de su capacidad operativa. La última acción del Cuarto Frentes, antes del desdoblamiento, fue el 2 de octubre de 1.979. Se hizo una emboscada en San Juán de Bedout, cerca a Puerto Berrío; ahí se recuperaron 6 fusiles G-3 y una carabina M-1 y se le hicieron varias bajas al enemigo. De ahí en adelante tuvimos una especie de estancamiento y sólo volvimos a pelear en el año de 1.983, cuando el Frente se restablece y da inicio a un nuevo ciclo que más tarde permitiría la realización de nuevos desdoblamientos.


Decíamos en aquella entrevista que el surgimiento del Bloque Caribe había sido el fruto de un trabajo de varios años en el que uno de los Frentes del que se tiene noticia más antigua es el 19. Pero existen otros Frentes que han hecho su trabajo de penetración para la consolidación de la presencia guerrillera en esta región, y que incluso luego han hecho sus aportes para fortalecer otras estructuras en el país. Hablemos de ese tema.

- S. A. Bien. Como no, si habíamos hablado del asunto en una entrevista que fue publicada en una de las publicaciones nacionales de la revista Resistencia. Seguramente que vamos a repetir muchos tramos, pero nunca está demás reiterar a nuestra militancia y al pueblo Colombiano lo que han sido los pasos dado en el proceso de construcción de su ejército revolucionario.
El José Prudencio Padilla, que es el nombre que hasta la Novena Conferencia tuvo el 19 Frente, efectivamente ha sido una estructura de mucho reconocimiento en la Costa Caribe colombiana por su experiencia importante impacto político y militar en el desenvolvimiento del Plan estratégico en esta región del país. Pero el desarrollo guerrillero generado en la Costa no sólo está ligado a esta buena gestión del 19 Frente sino también a las tareas desarrolladas por el mismo Cuarto Frente y otras antiguas estructuras de mucha experiencia como el Quinto Frentes. Es decir que es el resultado de una labor conjunta de las FRAC.

- J. S. Rememoremos entonces el paso a paso de la penetración a la Costa Caribe. Especialmente tus vivencias en ese trabajo de tantos años.

- S. A. El punto de partida que podemos tomar es la realización de la Séptima Conferencia. Allí se orientó que el Cuarto Frente debía hacer el trabajo de penetración hacia el departamento del Cesar, en especial sobre la serranía de Perijá, y fue a esa labor que salieron Tomás Lince, otro guerrillero de nombre Rubén al que llamábamos El Doctor y otro camarada llamado Mario. A Tomás, luego de estar un tiempo en dicha tarea, el EMF del Cuarto Frente lo trasladó a desempeñar otra tarea. A mi me tocó recibirle lo realizado hasta el momento. Me vine desde el Magdalena Medio, desde un campamento al que llamábamos Puerto Sapo. Cuando me envían a la misión parto con Rubén, y además vino con nosotros el camarada Tito, quien era tercero al mando del Cuarto Frente. Él venía a contactar con unos amigos suyos de Valledupar, para que nos ayudaran a instalarnos en el área. Nos ubicaron en diferentes partes de la ciudad: a un compañero lo instalaron en el barrio Primero de Mayo, a otro en San Martín y a mi en Villa Mesa, todos lugares que facilitaron algunos contactos del Partido, quienes también nos guardaron las pistolas mientras nosotros buscábamos la manera de meternos a la serranía.
Nosotros no conocíamos la ciudad ni sus costumbres -transcurría el mes de julio de 1.982- y entonces decidimos recorrer Valledupar de punta apunta caminando. Después de tirar pata toda la mañana nos dio hambre y decidimos entrar a un restaurante que tenía unos kioskitos de palma y que se llamaba El Che Germán. Apenas llegamos a la mesa nos colocaron una jarra llena con agua fría; a nosotros se nos dio fue por lavarnos las manos con esa agua. Un poquito que quedó se lo tomó El Doctor. La gente que atendía el restaurante se echó a reír y nos dijeron: “ustedes nos son de por aquí”. Era claro que nos habíamos puesto en evidencia. Pero al instante nosotros también soltamos la risa e hicimos confianza con los meseros y pedimos un trapero para secar el piso embaldosado. Con este chasco se inició nuestro aprendizaje de lo que era la Costa: el agua fría era la sobremesa de la comida de medio día.

- J. S. ¿Solís, en qué momento y dónde se constituye la primera comisión de las FARC en la Costa?

- S. A. Como ya dije, esto comienza prácticamente desde la Séptima Conferencia. El plan inicial era ubicar un Frente en la Sierra Nevada de Santa Marta y otro en la serranía de Perijá. La ubicación del primero era tarea que se le asigna al Décimo Frente, la del segundo se le encomienda al Cuarto Frente. No se exactamente desde que tiempo la Dirección vendría cavilando este asunto, pero creo que la determinación de comenzar esta tarea de despliegue la toma el Estado Mayor Central es a partir de la Conferencia. La Dirección se había planteado el establecimiento de Frentes en la Sierra Nevada y en Perijá atendiendo al objetivo y la necesidad de la construcción guerrillera en la Costa Caribe como aspecto importante para el despliegue de la fuerza en términos estratégicos.
Alfredo, que era comandante del Décimo Frente y miembro del EMC, tenía información de Adán Izquierdo sobre las condiciones que presentaba la Costa para el desarrollo de la guerrilla. Entonces Alfredo en algún momento de los análisis reitera las alusiones que Adán Izquierdo le había hecho sobre las posibilidades del trabajo guerrillero en la Sierra Nevada. La Conferencia en es momento ya había aprobado el Planteamiento Estratégico de las FARC-EP, y el décimo Frente estaba operando en Arauca. A este, entonces, le dan la misión para abrir el trabajo en la Nevada.
Para entonces el Cuarto Frente ya había hecho penetración por San Pablo (en el sur de Bolívar), pero esto no se consideraba como penetración a la Costa Caribe sino como ampliación del trabajo del Magdalena Medio.
Inicialmente lo que pensaba la Dirección Nacional era tomar ese trabajo del sur de Bolívar como base para penetrar la guerrilla a la serranía de Perijá. Pero la motivación del Plan Estratégico hace plantear lo de la penetración a la Sierra Nevada y al Cesar en General.
Finalmente, lo que se decide es que mientras se hacía el trabajo de penetración en el sur de Bolívar, también se debía hacer la penetración al Cesar y a la Sierra Nevada. Ahí es cuando se consiguen los contactos que ya te mencioné, para penetrar Perijá a través de Codazzi, Curumaní y Chiriguaná mediante una tarea que encabeza el Cuarto Frente comandado en ese momento por Fernando, un viejo marquetaliano.
Por Codazzi, quienes primero nos metimos fuimos Mario, Rubén y yo. Penetramos a pie desde el pueblo hacia la serranía, para lo cual conseguimos ahí mismo, en Codazzi, todo para meternos como guerrilleros: hamacas que las cocimos con una máquina que tenía la compañera donde yo estaba residenciado, la carpa de techo era un plástico de esos que se usan como mantel... Entre Toto y yo habíamos conseguido tres pistolas -dos Smith y una Browning-; los equipos de campaña eran unos bolsos civiles impermeables. Salimos en marcha desde Codazzi y lo hicimos por sitios distintos. Ya habíamos reconocido el pueblo y un compañero civil amigo nos había colocado el día antes en las afueras. Había un punto en dirección a Perijá donde debíamos encontrarnos. El compañero nos condujo hasta unas dos horas dentro de las estribaciones de la serranía, donde nos dio el primer contacto campesino en la vereda La Aguacatera. Ahí hablamos con este contacto presentándonos como guerrilleros. Teníamos un boletín que nos habían hecho llegar de la Dirección del Cuarto Frente titulado “Guerrilla”. Le entregamos un ejemplar de esos al compañero al momento de identificarnos y él, enseguida, procedió a ponernos al día de los problemas que habían en el área y nos explicó de manera muy detallada la situación de violencia que se presentaba, sobre todo en un punto llamado Las Vegas que era donde más crímenes se cometían. A partir de ahí comenzamos a tomar mayores medidas de seguridad
Todavía transcurría julio de 1.982 cuando llegamos a Perijá. El compañero que nos presentaron se comprometió a llevarnos hasta más adelante, hasta la vereda El Limón, donde arribamos ya enterados de los problemas cuyo principal era el de la existencia de los combos marimberos. Era la época de “La Bonanza Marimbera”. Entre los grupos o combos marimberos, el que más se mencionaba por lo sanguinario era el de “Los Pastusos”, que mataban a sus trabajadores y amedieros para no pagarles.
Para llegar al Limón tuvimos que hacer una marcha larguísima. El sitio era una estación, es decir un lugar donde de vez en cuando llegaban carros para transportar a la gente de ahí del campo. Salimos hacia allá una noche, luego de haber permanecido dos días en La Aguacatera. Hacerlo era peligroso, pero el compañero decía que se sentía seguro porque iba con acompañantes guerrilleros, y nosotros, en la medida en que él se sintiera seguro íbamos más tranquilos.

J. S. ¿Antes tú habías tenido una experiencia de penetración similar, entrando así casi sin conocer a nada ni a nadie, hacia una zona tan distante de las áreas de dominio y control?

S. A. Tenía algunas experiencias quizás no tan arriesgadas, como por ejemplo la experiencia de la penetración en Yalí y Vengachí (Antioquia) que la hicimos casa a casa de una manera relativamente sencilla, contando con la simpatía de la gente. Pero acá todo fue diferente; nadie confiaba en nadie, y el compañero respondía por él nada más. Él mismo nos decía que en esos lugares uno no se podía confiar de nadie, y que él solamente se recomendaba a si mismo; por eso, observando que la situación no era tan sencilla en esa marcha y en las posteriores los desplazamientos los hicimos llevando las pistolas desenfundadas. Pero no obstante la afirmación del compañero que nos servía de guía, en cuanto a que él sólo se recomendaba a si mismo, ante nuestra insistencia en que nos diera nuevos contactos, terminó recomendándonos a un amigo de infancia de ahí del Limón, aclarando de antemano que lo hacía sin compromiso. Donde ese nuevo contacto llegamos luego de tres días de permanencia en el área. Ahí charlamos con el nuevo compañero y le explicamos nuestra línea política, quiénes éramos, qué buscábamos, etc. Y luego, con la autorización de él, hablamos también con su esposa. Ella inspiraba como más confianza. Se trataba de una pareja que resultó muy receptiva de lo que les decíamos.
Al día siguiente ellos nos recomendaron a un vecino, pero haciéndonos la salvedad de que no dijéramos quien había hecho la recomendación. Los compañeros nos dieron la indicación de por donde conducirnos. Entonces yo me fui con El Doctor a contactarlos. Así íbamos haciendo la penetración, poco a poco. Al llegar a la casa que nos recomendaron cometimos un error: fue la de preguntar, apenas asomamos, por el nombre del compañero, y claro en un área tan complicada, y siendo nosotros desconocidos, eso asustó a toda la familia, mas cuando notaron el bulto que hacía la pistola que cada quien llevaba. Así las cosas me tocó tranquilizar a la gente y explicarles enseguida quienes éramos y cuales eran nuestros propósitos. Pero el decir que éramos guerrilleros como que los asustó más. Imagínate que cuando sacamos al compañero para charlar bien con él, la mujer, una hija y un hijo comenzaron a llorar. Ya al final, cuando el señor regresó donde ellos fue que se calmaron, o al menos así parecía... Ahí no insistimos mucho en hacer amistad, las circunstancias no se prestaban, así que lo último que hicimos fue hablarles de que la presencia nuestra debía ser un secreto, que eso no se lo podían comentar a nadie.
En este momento el plan de trabajo lo teníamos de nuestra cuenta, todo dependía de nuestra iniciativa y nuestros movimientos se encaminaban a conocer terreno y gente, lo más que se pudiera para generar condiciones sobre la serranía para meter de un solo tajo guerrilla armada, que era lo que quería la Dirección.
En El Limón duramos como cinco días. El compañero de ahí, obviamente no estaba muy claro de lo que realmente era nuestro propósito y forma de operar, quería era que nos diéramos plomo enseguida con los combos que habían. De todas maneras, la actitud del compañero obedecía en cierta forma, seguramente, a la exteriorización de un sentimiento de confianza en nosotros, en lo que pudiéramos hacer en esa región en momentos en que la vida era de zozobra. Nosotros sabíamos que había peligro, y lo pertinente era evitarlo; no obstante tuvimos algunos mínimos choques. Recuerdo, por ejemplo, que un día salimos a realizar un reconocimiento hacia la “carretera negra” y nos cogió la noche. Entonces por el lugar donde estábamos escuchamos el ruido de una moto y entonces nos escondimos detrás de un barranco cubierto de helechos. Al instante pasó la moto por un ladito de donde estábamos nosotros. Era entre oscuro y claro, y como que no estábamos bien ocultos porque los tipos de la moto nos vieron. El que iba conduciendo viró un poco la dirección y medio nos alumbró con el faro. Ahí, entonces, alcanzamos a ver que el de atrás le pasó un arma; fue cuando yo decidí alumbrarlo también. En ese instante ellos nos abrieron fuego sin mediar palabra. ¡No nos tocó más que responder! y se armó la plomacera de los mil diablos. Ellos cuando sintieron respuesta arrancaron sin que se hubiera presentado ningún lesionado.
Esto sucedió antes de llegar a la estación. De ahí en adelante seguimos con las pistolas en las manos hasta llegar a la estación. Llevábamos unas Smith blancas, íbamos muy atentos a todo, la zona era peligrosa...
Al día siguiente nos enteramos que uno de los de la moto era un matón apodado “El Pollo Monroy”, y la gente se lamentaba porque en el tiroteo no hubiese muerto. Eso nos lo contó el compañero que también narró que dos tipos habían pasado por la estación con pistolas en mano y que todos los chismosos se habían espantado... Le contamos entonces que los dos tipos éramos nosotros, y narramos ahí lo que pasó, explicando que no les habíamos tirado a darles porque no sabíamos qué clase de gente era y que por eso sólo los asustamos...
A raíz de este incidente nos tocó andar con más prudencia. El mismo compañero -Juaco se llamaba- se puso más alerta y activo y nos consiguió otro contacto en Candela Medio. Juaco lo trajo y le comunicó en el camino quienes éramos; total que cuando se comunicó con nosotros, el nuevo contacto nos trató muy fraternalmente. En un cafetalito charlamos con él, le explicamos el objetivo que teníamos de crear un Frente guerrillero, etc. Él se nos puso a la orden y nos dejó un croquis que explicaba cómo llegar a su casa. Al día siguiente nos fuimos para donde el tipo; después del desayuno partimos hacia allá. Juaco no se dio cuenta ni por donde nos fuimos, porque con anticipación habíamos hecho una trocha para salir de la casa por el cafetal.
Cuando llegamos donde el otro compañero le solicitamos que nos diera otro contacto, pero él no quiso comprometerse en eso. Él pensaba que nosotros nos íbamos a estar ahí donde él solamente. De tal manera que lo que hizo ya finalmente fue darnos unas indicaciones para seguir a otra vereda por el río Maracas. Él nos indicó cómo llegar hasta las sabanas de Coco Solo. De ahí, nos dijo, se podía caer al río Maracas y seguir hacia Becerril. Luego que nos ayudó a conseguir una olla para cocinar y comida para campaña, emprendimos nueva ruta. Nuestra idea era seguir recorriendo más y más terreno.
En esta dinámica estuvimos por término de 15 días en los que recorrimos áreas y dialogamos con personas desconocidas por nosotros. En esas primeras andadas conocimos las sabanas de Coco Sólo y parte de las orillas del río Maracas en el trayecto que conduce a Becerril. Todas las caminatas eran al tantéo, aventurando caer bien o caer mal a quien nos le destapábamos como guerrilleros, pero en general no tuvimos sino los regulares inconvenientes de la dormida en el monte, la desconfianza y temor apenas naturales de algunas personas de las que abordamos, y algunos problemas de alimentación cuando se nos agotaban las provisiones en algún lugar donde no fuera fácil comprar algo.
Después de avanzar un trayecto regular por el río Maracas hacia Becerril decidimos retornar por los mismos lugares inicialmente transitados. Eso hicimos y fuimos reafirmando amistad con muchos de los contactos logrados. La misión inicialmente trazada estaba casi concluida, así que en un punto llamado Zorro Cuco nos aprovisionamos de comestibles y emprendimos la salida. Hicimos un recorrido de reconocimiento final durante dos días y retornamos a Codazzi donde en casa de un contacto encontramos una carta que nos había llegado del EMF orientándonos regresar al Frente. No obstante, nos daban unos días más para que concluyéramos lo que tuviéramos pendiente.

- J. S. ¿Ustedes llegaron a la misma casa del compañero que los introdujo a la serranía?

- S. A. No, llegamos a otro lugar, donde otro contacto. Ahí fue donde encontramos la carta y vimos que aún nos quedaba algo de tiempo, por lo que entonces decidimos volver a fortalecer algunas relaciones que había con unos estudiantes universitarios en Valledupar que eran Chiriguaneros. Luego de haber localizado a los muchachos nos trasladamos a Chiriguaná, donde hicimos un recorrido con ellos hasta un punto llamado El Mamey. Ahí hablamos con alguna gente a la que nos le presentamos como guerrilla. Con estos muchachos estuvimos también en un pueblo llamado Guaimaral cerca a la Ciénaga de Zapatoza.
Toda esta vuelta se enmarcaba dentro del trabajo de penetración: conocer, abrir relaciones, generar condiciones para instalar guerrilla de manera estable. En eso consistía la faena y en eso nos ayudaron los muchachos.

- J. S. ¿Cuando tú me hablas de que hicieron un contacto, te estas refiriendo a un miembro de la Organización, a un amigo, a un conocido, o a qué?

- S. A. Un contacto es un enlace entre lo que uno es y lo que uno quiere abordar o conocer, o por lo menos lograr proximidad. Así que para los casos a que me he referido un contacto es eso, la persona que propicia el vínculo con lo que se va a conocer..., nuevas áreas, nuevas personas, etc. y para ello el contacto tiene que ser alguien que sepa quien es uno, y de una u otra forma quiera colaborar a la Organización. A propósito de esto te digo que la guerrilla siempre ha contado con gente que le colabore. En cada parte donde se llega siempre hay alguien que le facilita las cosas a uno, porque es que el pueblo colombiano en el fondo, a pesar de cualquier prevención que diversos sectores puedan tener por efecto de la mala propaganda que muchos medios de comunicación hacen contra la guerrilla, como que termina poniendo fe en lo que son los guerrilleros, en lo que les dicen los guerrilleros. Así que un contacto puede ser ese amigo del colegio que se encuentra con uno ya como guerrillero y le dice en que te puedo ayudar, o un viejo conocido que también tiende la mano cuando se le necesita, u otro tipo cualquiera al que le gusta la lucha y comparte con ella así no esté comprometido plenamente. Y eso, contactos, amigos, apoyos..., es lo que uno va reproduciendo dentro de la población civil para arraigarse en cada pedazo de la patria.

- J. S. ¿Concluido el trabajo en Guaimaral qué hicieron?

- S. A. Ahí termina esa etapa del trabajo, nosotros volvemos a Valledupar, afianzamos otras relaciones que había con alguna gente de ahí y procedimos a hacer el balance que se llevaría ante la Dirección del Frente. Nuestra conclusión es que hay manera de instalar una escuadra uniformada y armada, es decir abiertamente como guerrilla: 4 unidades para ubicarlas en el área de La Aguacatera, 4 unidades en el área del Limón y 4 en el área de cruce hacia Becerril. Esto fue lo que planteamos y más o menos se hizo así. Este balance lo llevamos El Doctor y yo. Mario se queda en Valledupar. Nosotros pensábamos que se podía -luego de mirar el terreno- llegar enguerrillerados desde Antioquia hasta El Perijá a través del sur de Bolívar. Pero al fin, lo que se hizo fue mandar la gente de civil y el dinero para que compraran las armas y los pertrechos en general. Enviaron a Víctor, Avelino, Eduardo (ya muertos), Martín, Elisa, Vicente, Cornelio, Libardo…, entre otros, inicialmente. Días después enviaron a otro personal con el que se completó una Guerrilla (24 hombres). Toda esta gente venía del Cuarto Frente, no eran costeños. El único morocho era Eduardo, chocoano. Ellos se vinieron con El Doctor, a quién más tarde lo matan en la tarea de penetración. Al Doctor lo matan junto con Avelino en el desarrollo de una tarea de reconocimiento del sector de Tamalameque cerca al río Magdalena; en esa entonces se pensaba crear el corredor sur de Bolívar - sur del Perijá para pasar guerrilleros armados de un lado a otro y viceversa, por vía fluvial, tomando como punto de partida el área de San Martín de Loba y como punto de llegada un sitio de la Ciénaga de Zapatoza. Uno de los lugares explorados fue Saloa para llegar enguerrillerados al Perijá por los lados de Curumaní.
El Doctor y Avelino son los primeros guerrilleros de las FARC-EP que mueren en la tarea de penetración a la Serranía de Perijá. Posteriormente cae Franklin.

- J. S. ¿Tú no regresas al Perijá con ese grupo?

- S. A. No yo salgo hacia el Secretariado, hacia la Escuela de Cuadros con Martín Caballero, quien posteriormente sería el legendario comandante del 37 Frente, hasta el año pasado cuando fue abatido en las sabanas de la costa Caribe. Y salgo también con Franklin, quien, como ya te comenté, es asesinado por el enemigo en la penetración al Perija, más precisamente él cae en el caserío de los Estados Unidos (Municipio de Becerril). Te repito, entonces, que como guía venía desde el Cuarto Frente, El Doctor. Él ubicó el personal en casas de seguridad, apoyos, que se habían logrado establecer en Valledupar y Codazzi, y desde ahí se preparan y salen enguerrillerados hacia el Perijá. Inicialmente consiguieron una carabina y unas pistolas, que serían las primeras armas de ese núcleo guerrillero que se ubica en las áreas que nosotros habíamos penetrado, más o menos con la disposición que te expliqué anteriormente.
Cuando vuelvo, 16 meses después, ya había bastante gente trabajando con la organización, los guerrilleros operaban en una extensión que iba desde Codazzi a Curumaní, y se contaba con un armamento considerablemente bueno: 5 fusiles Mini 14, 4 fusiles AR-15, algunas armas cortas, etc. En ese momento ya había venido a controlar el trabajo un miembro del EMF, Pablo (hoy preso), que se mantuvo un largo tiempo en filas con nosotros.
Había también otros guerrilleros: Carolina (la llamábamos Carola, ella murió en combate, Yesenia, Pedro, Guillermo, Raúl etc.
Junto con los que vinieron con El Doctor éste grupo funcionaba aún como comisión de penetración del Cuarto Frente, y estaban al mando primeramente de Pablo, y luego de Pedro su hermano.
A mediados de 1.983 vino a revisar el trabajo de penetración el Segundo al mando del Cuarto Frente, Iván, de quien se pensaba que iría a ser el comandante de un nuevo Frente que ya iba surgiendo en esa región. A propósito del nuevo Frente, nosotros alcanzamos a sacar un comunicado anunciándonos como 21 Frente, pero después nos tocó rectificar porque el Frente que se creó fue el 24.

- Donde se Hunden Nuestras Raíces.

- J. S. ¿Camarada Solís, entonces la penetración de las FARC-EP a la Costa Atlántica, en síntesis tiene cuantas rutas de penetración?

- S. A. Hay varias oleadas de penetración. Al mismo tiempo que se desarrollaba el trabajo en Perijá, se estaba haciendo la penetración del sur de Bolívar y Magdalena por El Banco, Chibolo y El Difícil. Se trataba de ir buscando en diversas áreas las condiciones más propicias para la instalación de nuevos destacamentos guerrilleros. El área del magdalena la comienza a explorar un compañero llamado Varela, al que le decíamos “El Tieso”, porque tenía un dedo que no podía articular debido a una lesión ocasionada en un accidente en el que se cortó con un machete los dedos. Con Varela comienzan a trabajar Fredy y Cornelio en el mismo momento en que Tomás Lince había iniciado el trabajo de organización en el Cesar. Luego, en un reajuste de personal, a Cornelio también lo envían al Cesar.
Los compañeros destacados para ejecutar el trabajo del Magdalena, abren relaciones y consolidan masas por los lados de Cienaga la Palizuda, Plato, El Difícil y Chibolo. Este fue un trabajo que no se solidificó bien y por ello en aquel período no cuajó.
En lo que tiene que ver con la penetración a Bolívar hacía mucho tiempo que habíamos hecho un cruce hasta San Pablo, como a finales de 1.979. Esto se hizo como Cuarto Frente. Aún no se hablaba de la creación del 24 Frente.
Hacia finales de 1.982 una comisión integrada por Mauricio, Leoncio y Fredy, a quien lo habían trasladado de la Palizuda, se metieron ya más en serio en la penetración sobre la zona de Arenal en Bolívar. Con ellos había otro compañero de quien no recuerdo el nombre. Mientras ellos hacían eso, otro grupo integrado por Omar, Diego, Hector y Edilson hacían el cruce que de San Pablo conduce a Arenal (municipio de Morales). Al llegar al lugar de destino tenían la misión de empalmar con Mauricio. Después de hacer esto era que se pensaba seguir por el sur de Bolívar hacia Perijá.
Después de haber estado dos veces por Perijá, en 1.984 pasé hacia El Arenal ya sabiendo que no volvería al Cuarto Frente, puesto que el desdoblamiento era inminente. Había claridad también en torno a que la gente ubicada en Perijá haría parte del nuevo Frente.
A mi me ordenan trasladarme a El Arenal a revisar el trabajo y de una vez debía quedarme ahí. En ese sector ya se había vinculado a filas Samuel, por los lados de La Pacha, quien era el primer ingreso del área. En El Perijá también había ingresado Marcela por los lados de Curumaní.
Mi viaje a Arenal se dio, además, para aquella época, porque iba a darse una rueda de prensa exactamente el día que iniciaban los acuerdos de la Uribe. La entrevista sería en la serranía d San Lucas. Me habían llamado a asistir a dicho evento para dar a conocer el nuevo Frente del cual el comandante era Iván. La Dirección de ese Frente se estructuró entre los meses de abril y mayo. Iván no pudo ir a la rueda de prensa, entonces me tocó a mí ponerme al frente. La entrevista era con León Jairo Saldarriaga, de CARACOL Medellín, para CARACOL Nacional. Con él acudieron 3 periodistas más de otros medios.

- J. S. ¿Cuando me hablas de que el desdoblamiento del Cuarto Frente era inminente te estás refiriendo ya a la creación del 24 Frente?

- S. A. Efectivamente, ya se había decidido el desdoblamiento para la creación del 24 Frente. Antes de eso se hizo una acción militar, en el mes de enero, como Cuarto Frente en Antioquia. Se hizo la toma de la Base Militar de cerro Grande -era una base de comunicaciones-, no recuerdo si eso fue en Puerto Berrío ó en Remedios. En esa acción se recuperaron 17 fusiles G-3, una carabina M-1 y 2 ametralladoras. La fecha del desdoblamiento fue el 28 de mayo de 1.984, y la Dirección del nuevo Frente quedó integrada por Iván, Pablo, Solís, Franklin, Guillermo y Enrique. Posteriormente se relevó a Pablo, quien volvió al Cuarto Frente, por Tomás Lince.
Tiempo después Iván sufrió un accidente automovilístico y hubo que relevarlo debido a sus problemas de salud. Convaleciente siguió al mando por un tiempo hasta que Tomás Lince asumió la responsabilidad del Frente por determinación del Secretariado.
Entre tanto, el Quinto Frente venía haciendo penetración hacia Córdoba, donde ubicaron el 18 Frente antes de darse el surgimiento del Frente 24.
Por otro lado, en la Sierra Nevada de Santa Marta se venía desarrollando el trabajo de construcción del 19 Frente; se estaba ya en una etapa de consolidación.
Una apreciación que en alguna ocasión le hicimos al camarada Jacobo Arenas con respecto al trabajo del Perijá, era que se dificultaba mucho tener control de ello, dirigir bien las tareas, desde el sur de Bolívar. En eso insistimos mucho hasta que se orientó hacer entrega del área al 19 Frente en 1987, cuando era comandante del José Prudencio padilla el camarada Adán Izquierdo.

El trabajo de creación del 19 Frente había sido iniciado por el 10 Frente y reforzado con unidades de los frentes 4, 20 y 12. Al 19 se le entrega el trabajo de Perijá, que recibe, entre otros, Oliverio de manos del camarada Torres quien era responsable en ese momento de la comisión que operaba en el sector. El trabajo se entrega sin unidades guerrilleras y sería la base que, con la actividad efectiva del José Prudencio Padilla, serviría para crear el 41 Frente Cacique Upar.

- J. S. Me habías dicho que de Perijá a ti te trasladan hacia Arenal para la época de inicio de La Tregua; ¿qué sucede luego?

- S. A. Sí, yo estoy en el sur de Bolívar desde 1.984, por allá vivo la etapa de la tregua firmada entre las FARC-EP y el gobierno de Belisario Betancur.
A nosotros el Secretariado nos había mandado el Plan de Tregua y los Acuerdos de La Uribe para que los estudiáramos y planteáramos nuestras inquietudes. Hicimos nuestros análisis a la luz de las orientaciones de nuestra Dirección Nacional y llegamos a algunas observaciones prácticas frente a los acuerdos y algunas actitudes hostiles que desde siempre se evidenciaron en el ejército oficial. Concluimos, entonces, que si los “chulos” operaban contra nosotros debíamos pelear. Si el operativo era para un área determinada incluso, no sólo las unidades de esa área sino todas las unidades del Frente debían convertirse en unidades de combate para crearles, con esto, una situación más difícil a las Fuerzas Armadas y tener razones suficientes para denunciar las hostilidades de la contraparte ante la Comisión de Verificación que existía. En efecto las cosas se dieron así. También se le había orientado a las masas que si se presentaba una situación de tal tipo hicieran las denuncias saliéndose de las áreas de peligro, movilizándose y protestando por la violación de la Tregua y sobre todo por los inconvenientes que se le causaba a la población civil.
Ésta dinámica condujo a la gente a organizarse. Entró en ascenso el movimiento campesino con el surgimiento de la primera Coordinadora Campesina del Valle del Cimitarra. Posteriormente surgió la Coordinadora Campesina del Sur de Bolívar y luego la del Magdalena Medio, las cuales organizaron importantes movilizaciones que obligaron al gobierno a atender un poco más estos rincones olvidados de Colombia.

- J. S. ¿Se presentó, algún tipo de choque militar durante la vigencia de la Tregua?

- S. A. En esta época de “Tregua”, debido al inconsecuente asedio del ejército se presentaron inevitables choques militares. Recuerdo, por ejemplo, una acción que hubo arrojándonos éxitos en el combate, pero también deterioro de los acuerdos debido a la intransigencia de las Fuerzas Armadas del régimen. Esta acción contó con una magnífica orientación por parte de Tomás Lince. Y consistió en que los “chulos” de la Base José Antonio Galán que queda ubicada cerca a Ecopetrol venían presentando actitudes muy hostiles y de represalia contra la gente que viajaba a un sitio llamado Cuatro Bocas. El ejército trataba de “guerrilleros” a los campesinos que por ahí transitaban, los insultaban, les ponían problema por la comida que llevaban a sus fincas, etc. Como complemento de su actitud hostil, los chulos habían penetrado esporádicamente hasta Cuatro Bocas en chalupas por varias oportunidades, buscando golpearnos en nuestra propia área de permanencia. Ante eso, Tomás asumió medidas y decidió montar una emboscada en un brazo del río -te estoy hablando del río Magdalena- llamado La Rompida, que es la entrada a Cuatro Bocas. La acción fue a fines de enero de 1.985; se metieron tres chalupas del ejército y en la emboscada fueron destruidas dos. Una se alcanzó a devolver. Se recuperaron 7 fusiles M-14 y 2 ametralladoras y se dieron de baja 7 soldados: 4 muertos y 3 heridos.
A raíz de este suceso hubo varias reuniones con la Comisión de Verificación en las que se explicaron los hechos. Ahí estuvo Horacio Cerpa Uribe representando al gobierno y argumentando que nosotros habíamos incumplido los pactos y que teníamos que devolver los fusiles que habíamos recuperado en la operación. Lo que no tomaban en cuenta los representantes del gobierno es que nosotros estábamos en nuestra área de permanencia, que estábamos haciendo una reunión política -como les explicamos-, que efectivamente hubo un choque militar pero producido porque el ejército había penetrado buscando lo que no se le había perdido, y que pese a que se trató de una emboscada, lo que operaba era la activación de una medida defensiva nuestra. Además, en una penetración anterior los “chulos” habían violado una caleta nuestra llevándose cosas más valiosas que las armas que nosotros recuperamos. Esta era la verdad de los hechos, pero como que el gobierno lo que pretendía era que en aras de “respetar” los Acuerdos de Paz nosotros debíamos pasar por alto toda agresión del ejército. Como que querían que nos dejáramos arrinconar asumiendo una pasividad de auto-eliminación. Esto no lo podíamos admitir jamás, y por ello hechos como este se presentaron muchas veces y siempre nos tocó responder militarmente. Así las cosas, el período de tregua fue muy conflictivo, no sólo por los operativos que se dieron contra la guerrilla sino también por las persecuciones, torturas, apresamientos, desapariciones y asesinatos de campesinos y dirigentes populares en general que fueron muchos.
No obstante la persistencia en el clamor de paz fue constante y por ello también abundaron los hechos políticos, de masas, en procura de la reconciliación nacional. Entre los múltiples eventos podemos recordar, por ejemplo, el acto de lanzamiento de la Unión Patriótica en San Pablo con una multitudinaria manifestación upecista encabezada por las FARC-EP.
A ese acto enviamos a Rubián, a quien jamás se me ocurrió preguntarle porque en la propaganda para los actos de la UP en toda esa área lo llamaban “El Comandante Colorado”.

Esta narración que se refiere a los derroteros seguidos por el Frente Cacique Upar la iniciamos con el conocimiento de las pistas que en una memoria anterior se plasmaron respecto al surgimiento del 19 Frente y que muestran la existencia de un hilo conductor entre ellos.

Ahora reiniciamos con una nueva entrevista a Solís Almeida, de quien valiéndonos de su extraordinaria memoria y capacidad de relato, tomamos los datos más importantes para la reconstrucción del pasado.


- DE LA CAUCHA A LA NEVADA:

Cuando el avión aterrizó en Santa Marta todavía venía masticando los recuerdos de los fríos días que permanecí en la Caucha recibiendo las orientaciones del Secretariado Nacional de las FARC sobre la tarea de instalar un nuevo Frente de Perijá. Sería el mes de mayo de 1988, época en que se había realizado la Tercera Cumbre de la C.G.S.B. cuando una noche el mismo Camarada Jacobo Arenas y Alfonso Cano me despacharon para la Sierra Nevada con el fin de asistir al desdoblamiento del 19 Frente y a que asumiera la conducción de la nueva estructura: el Frente 41 Cacique Upar.

Al llegar a la capital del Magdalena los contactos clandestinos del 19 me recogieron y me condujeron hasta el área del Frente en la Sierra. Es Ciro quien me recoge en un vehículo y me transporte a un lugar llamado Parranda Seca, donde de inmediato, luego de encontrarme y coordinar tareas con Adán Izquierdo, comandante del Prudencio Padilla en ese momento, partí a hacer un reconocimiento del área donde operaría el nuevo Frente y a conocer también a los combatientes. Estuve por Media Luna, Becerril, Fundación, etc.

Al volver donde Adán con una imagen clara de los futuros guerrilleros del 41 y con una idea fresca del terreno que años antes, en el 82, yo había ayudado a penetrar, tuve la grata sorpresa de encontrarme con Oscar Narváez, ayudantía del Secretariado al que había conocido en el 81 haciendo un curso de Inteligencia que dictaron Manuel Marulanda, Jacobo Arenas y Martín Villa. Con Oscar venía Pedro Jiménez a quien habían designado para integrar, también el Estado Mayor del nuevo Frente. Ellos dos como enviados de la Dirección, Adán Izquierdo y Jairo Quintero como miembros del Estado Mayor del 19 Frente y yo como futuro comandante del 41 Frente nos reunimos para trazar las pautas de desdoblamiento: partición del personal, armas y recursos. Se acordó que realizaríamos una acción de despedida y bautizo del 41 Frente que sería respuesta a la guerra sucia del Régimen. Entre Aracataca, San Pedro, Bonda y Minca, se escogió esta última población como objetivo militar para nuestra acción.

Luego de realizar preparativos, el 8 de septiembre de 1988 unidades de los Frentes 19 y 41, ya estructurados cada uno con sus propios Estados Mayores y combatientes, accionaron sobre la población elegida en una operación exitosa y memorable que se denominó Operación Marcos Sánchez Castellón en homenaje a ese gran dirigente de la U.P. asesinado por los militares en Santa Marta. Un nuevo Frente nacía en el Caribe, el Frente 41 Cacique Upar.

RELATO DE SOLIS ALMEYDA, noviembre de 1996.


- LA TOMA DE MINCA (Relato de Solís Almeyda).

Acababa de producirse el desdoblamiento del 19 Frente para dar origen al 41, al Cacique Upar. Corría el mes de septiembre de 1.988 cuando tomamos la decisión final de entrar en acción. Los E.M. de ambos Frentes habían planificado realizar una operación militar en momentos en que la tregua y los acuerdos de paz con el gobierno habían entrado en una profunda crisis. La hostilidad del ejército y la insensatez gubernamental frente al proceso de paz eran evidentes. La guerra sucia contra el pueblo se había recrudecido y por lo tanto nos tocaba comenzar a dar una respuesta clara de inconformidad frente a las violaciones de lo acordado en la Uribe. Teníamos que comenzar a responder con fuerza a la violencia oficial desatada con saña contra quienes alentaban la consigna de la reconciliación nacional.

Echa la aproximación hasta el río Córdoba por trochas recién abiertas distribuimos la tropa en cuatro grupos.

- En el sitio La Enramada quedaría el grupo de salud y cuidado de equipos al mando de Salvador, el médico.

- En la base de La Tagua quedaría un grupo de seguridad al mando de Mario Beltrán. Esa era una base militar abandonada pero que tenía helipuerto y era posible que allí arribara ejército en el marco del operativo previsto. La base fue minada.

- Otra escuadra se ubicó en la Ye de la carretera que de Minca conduce a Cerro Kennedy, en el lugar que se bifurca hacia Los Galpones.

- Hacia Minca, por la misma carretera avanzaron cinco grupos más, uno de los cuales debía adelantarse a volar un puente.

- Otro grupo de seguridad iba al mando de Felipe.

- Una escuadra de contención, al mando de Pedro Jiménez.

- Un grupo de pintas y control de los pobladores fue integrado por Julio Gaviria, Sánchez y Simón.

- Un grupo de asalto, a su vez dividido subdividido en tres, dirigido por Jairo Quintero, Ciro y Cristo.

- Y el Puesto de Mando, donde íbamos Oscar Narváez, Adán Izquierdo y yo, con cinco guerrilleros más.

El operativo se desplegó a las 05:15, y en 45 minutos el puesto de policía fue demolido, rendidos los efectivos, capturados y tenidos como prisioneros de guerra por varios meses, y tomado el armamento, la intendencia y las municiones.

¿Pero por qué semejante despliegue nuestro para un objetivo que tan sólo tenía 10 unidades enemigas? Pues sencillamente porque el problema no eran los policías sino la reacción del ejército que se preveía por lo que significaba Minca, como población relativamente cercana a Santa Marta, la guarida de la Primera División del Ejército. En efecto, la respuesta fue violenta, nunca habíamos visto tanta agresividad. Cansados y con sueño, pero con mucha moral, nos tocó sortear y combatir durante una semana un operativo enemigo por aire y tierra que abarcaba territorios de Parranda Seca, Corea, Cuatro Caminos, Siberia, etc. con descargue de tropas que pretendía taparnos todas las vías de retirada.

Pero cuando la guerrilla tiene el corazón del pueblo ganado, éste se convierte en la mejor montaña que la ampara y la auxilia. Con la ayuda de la gente de la Sierra combatimos, hicimos innumerables bajas y nos retiramos triunfantes con dos guerrilleros heridos.

Esta fue la toma de Minca..., una odisea a la que denominamos Operación Marcos Sánchez Castellón, en homenaje a ese gran dirigente samario asesinado el 4 de agosto de 1.987 por el ejército en su misma ciudad natal. En ella participaron decenas de combatientes, y fue el bautizo del 41 Frente Cacique Upar de las FARC-EP.

* Integrantes del Estado Mayor Central de las FARC-EP

Datos personales

Mi foto
Voy Tras la huella que un día Marulanda desde Marquetalia luchando trazo, quiero seguir sus pasos ser Hombre nuevo, en el combate ser el primero, peleando siempre por la verdad.